Google fabrica un coche que no tiene volante ni necesita conductor

miércoles 28 de mayo de 2014 18:00 CEST
 

Por Alexei Oreskovic

RANCHO PALOS VERDES, EEUU, 28 may (Reuters) - Google está construyendo coches que no tienen volante, acelerador o freno, en una ambiciosa expansión de los esfuerzos de la compañía de Internet por desarrollar coches que se conducen solos.

Los pequeños coches eléctricos de dos plazas son actualmente prototipos que Google ha estado construyendo a través de acuerdos con fabricantes y proveedores automovilísticos, dijo el cofundador de Google Sergey Brin en la conferencia Code en el sur de California el martes.

Google espera fabricar 200 de estos coches a corto plazo y espera que los vehículos estén disponibles en varias ciudades en un par de años, dijo.

Google ha estado probando coches que se conducen solos desde 2009, incorporando sensores láser y radares en automóviles comunes como el Prius de Toyota Motor y vehículos utilitarios deportivos de la división de coches de lujo de Toyota, Lexus.

Mientras que estos vehículos necesitan que una persona permanezca en el asiento del conductor para que tome el control en ciertas situaciones, los nuevos coches operan de una manera completamente autónoma.

Brin dijo que los coches pueden operar como un servicio, recogiendo pasajeros cuando sean solicitados, y potencialmente llegaría a operar como una flota o "trenes" interconectados.

"Diez segundos después de subirme estaba leyendo mi email, había olvidado que estaba allí", dijo Brin de su experiencia montando en uno de estos vehículos, que parecen un cruce entre un coche Smart y un Beetle de Volkswagen. "Al final me recordaba a coger un telesilla".

Brin se negó a especificar si Google pretendía fabricar y vender coches él mismo, diciendo solo que la compañía "trabajaría con socios".

Los coches sin conductor están actualmente limitados a un máximo de velocidad de 40 km por hora, pero Brin dijo que no había razón para que los coches no pudieran llegar hasta los 160 km por hora o más si se demostraba que eran seguros.

"En unos dos años espero que supere las medidas de seguridad que hemos colocado, siendo significativamente más seguro que con un conductor y comenzaremos a probarlos sin conductores y con suerte podréis utilizarlo en algunas ciudades limitadas", dijo Brin. (Traducido por María Vega Paúl en la redacción de Madrid)