BME critica la introducción de una Tasa Tobin europea

martes 27 de mayo de 2014 13:20 CEST
 

MADRID, 27 may (Reuters) - Antonio Zoido, presidente de Bolsas y Mercados Españoles (BME), criticó el martes el plan de varios países europeos, entre ellos España, de introducir un impuesto a las transacciones financieras conocido popularmente como Tasa Tobin europea.

"(...) cuesta mucho entender el establecimiento de una tasa sobre transacciones financieras", dijo Zoido en la intervención inaugural del décimo Foro de Empresas de Mediana Capitalización.

"BME se suma a una larga lista de expertos, personalidades y organizaciones que rechazan la aplicación de la mal llamada tasa Tobin, porque supondría un incremento del coste de capital de las empresas que están haciendo un esfuerzo enorme por fortalecer sus balances", añadió.

Los analistas del sector de operadores de mercados financieros consideran que el negocio de BME se vería lastrado con la introducción de esta tasa, por lo que consideran positivo para BME que su aplicación se haya retrasado hasta, como pronto, enero de 2016.

"Creemos que BME es el más expuesto (de los principales operadores europeos) ya que es fundamentalmente un mercado de renta variable, y sus productos derivados están vinculados de manera principal a renta variable", dijeron analistas de RBC Capital Markets en una nota publicada a principios de mayo.

La Asociación para los Mercados Financieros en Europa (AFME, por sus siglas en inglés) también se ha manifestado en contra, indicando que la tasa "tendría un impacto negativo en el crecimiento y el empleo, al tiempo que crearía incertidumbre para los inversores al dejar la puerta abierta a nuevos impuestos".

Este mes, diez países europeos -con Francia, Alemania, Italia y España entre ellos- acordaron seguir adelante con el plan, que se planteó como una incitativa para hacer pagar a los bancos por una crisis financiera que llevó a la quiebra de Grecia y de Irlanda. No obstante, abandonaron la idea inicial de algunos gobiernos de introducir la tasa en 2015 y aún quedan por decidir muchos detalles sobre la forma final que tendrá.

La tasa, que se ha encontrado desde su planteamiento con la oposición de algunos países europeos como Suecia y el Reino Unido, fue concebida hace más de 40 años por el economista James Tobin.

Pero mientras que algunos movimientos sociales han propugnado la introducción de una Tasa Tobin para ayudar a los países en desarrollo, el impuesto que se plantea en Europa iría íntegramente a las arcas públicas de los países que lo apliquen.

Según el último borrador elaborado, la tasa que gravaría las transacciones de bonos y de acciones podría bajar hasta el 0,01 por ciento sobre el valor de la transacción desde el 0,1 por ciento que se planteaba originalmente.

Esto podría rebajar la recaudación hasta unos 3.500 millones de euros o incluso menos, según dijo recientemente un funcionario de la UE. (Información de Tomás Cobos; editado por Blanca Rodríguez)