Hollande quiere cambiar el foco de la UE tras el triunfo ultraderechista

martes 27 de mayo de 2014 08:56 CEST
 

Por Mark John y Ingrid Melander

PARÍS, 27 may (Reuters) - El presidente francés, François Hollande, ha prometido impulsar reformas en casa al tiempo que presionará para que la UE haga cambios, afirmando que el triunfo de la extrema derecha mostraba que los votantes creían que Europa no les estaba protegiendo.

En un discurso televisado al país un día después de que el Frente Nacional, antieuropeísta y contrario a la inmigración, ganara por primera vez unas elecciones a nivel nacional, Hollande dijo que se trataba de un "voto de desconfianza hacia Europa".

En respuesta, dirá a los dirigentes de la UE en una reunión el martes por la noche en Bruselas que deben centrarse en el crecimiento, el empleo y la inversión, no en la austeridad.

"Europa se ha vuelto indescifrable, distante, básicamente incomprensible, incluso para los gobiernos. Esto no puede continuar", dijo Hollande en un mensaje corto difundido en televisión tras la sonora derrota electoral de los socialistas.

Hollande afirmó que el Gobierno no cambiaría sus planes pese a la derrota y seguiría adelante con sus reformas económicas, sociales y territoriales.

"Soy europeo, es mi obligación reformar Francia y volver a centrarnos en Europa", dijo, añadiendo que Europa "debería retirarse de áreas donde no es necesaria".

El primer ministro, Manuel Valls, había prometido anteriormente más bajadas de impuestos, pero dijo que Francia seguiría realizando los recortes presupuestarios necesarios para situar el déficit público dentro de los límites de la UE. En una muestra de potenciales enfrentamientos, los más izquierdistas en las filas socialistas dijeron que las elecciones reivindicaban su oposición a los recortes.

Hollande dijo que había hablado por teléfonos con dirigentes de la UE como la canciller alemana, Angela Merkel; el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el italiano Matteo Renzi, dijo su oficina, en un momento en el que la UE afronta un importante dilema político sobre qué curso tomar. (Información adicional de Pauline Ades-Mevel, Elizabeth Pineau y Leigh Thomas; Traducido por Inmaculada Sanz en Madrid)