Ibex-35 cierra con caídas arrastrado por sector bancario

lunes 19 de mayo de 2014 17:47 CEST
 

MADRID, 19 may (Reuters) - El Ibex-35 de la bolsa española cerró con caídas del lunes, arrastrado por un sector bancario que sufrió con el anuncio de la mega ampliación de capital de Deutsche Bank para reforzar sus fondos propios, aunque las expectativas de que el BCE adoptase medidas de estímulo contuvo las pérdidas.

"Nos hemos movido en unos volúmenes muy flojos. Se ha estado negociando un 2 por ciento menos que los volúmenes diarios medios de los últimos 100 días por lo que ha habido mucha volatilidad", dijo David González, de Renta 4.

"La volatilidad va a seguir. El mercado está en un rango lateral y le va a costar romperlo hacia arriba", agregó.

El Ibex-35 cerró con descenso de 0,51 por ciento a 10.425,5 puntos, mientras que el índice de principales valores europeos FTSEurofirst 300 cedió un 0,15 por ciento, a 1.359,51.

El temor de los inversores de que algún banco español se vea obligado a acudir al mercado para reforzar sus ratios de capital arrastró a todo el sector bancario a la baja, y golpeó sobre todo a la banca mediana, pese al ligero descenso de la morosidad bancaria, que cayó al 13,39 por ciento a marzo.

Popular, a quien Credit Suisse redujo su recomendación a "neutral", se dejó un 1,62 por ciento, mientras que Sabadell perdió el 2,26 por ciento, a pesar de que la firma de inversión suiza revisó al alza su precio objetivo.

Bankia fue el valor más castigado del Ibex, con una caída del 2,97 por ciento, mientras que los dos pesos pesados del sector, BBVA y Santander, que llegaron a estar en positivo durante la sesión, se dejaron un 0,46 por ciento y 0,75 por ciento, respectivamente.

No obstante, nuevas expectativas de que el BCE podría actuar en su reunión de junio moderaron las pérdidas en la sesión vespertina, después de que el miembro del consejo ejecutivo del banco Yves Mersch dijera que la probabilidad de que el BCE tome nuevas medidas de política monetaria en junio para combatir las presiones deflacionistas en la eurozona ha crecido de manera significativa.

Otro de los datos que pesó sobre el ánimo de los inversores era el empeoramiento de la balanza comercial, que incrementó su déficit en un 60 por ciento, a 6.494 millones de euros, por un alza de las importaciones, aunque algunos analistas apuntaban a la recuperación del consumo interno por la mejora de la confianza como motivo de optimismo.   Continuación...