Pfizer defiende acuerdo por AstraZeneca; CEO prepara declaración Parlamento

lunes 12 de mayo de 2014 15:17 CEST
 

Por Ben Hirschler

LONDRES, 12 may (Reuters) - Pfizer defendió el lunes su plan de negocio detrás se su iniciativa para adquirir AstraZeneca y cuestionó la capacidad de la farmacéutica británica de mantenerse en solitario durante mucho más tiempo mientras el consejero delegado del grupo con sede en Nueva York se preparaba para ser interrogado por diputados británicos.

Con el objetivo de despejar dudas sobre su compromiso con el empleo en Reino Unido, Pfizer también dijo que su intención de completar la construcción del nuevo centro de investigación de AstraZeneca en Cambridge, mantener una fábrica en el noroeste de Inglaterra y situar a una quinta parte de su personal investigador en Reino Unido era legalmente vinculante si el acuerdo sigue adelante.

Las declaraciones son el último intento de Pfizer por abordar las críticas de su oferta de compra por 63.000 millones de libras (unos 76.645 millones de euros), que sería la mayor adquisición de una empresa británica por parte de una extranjera, a la que se oponen muchos científicos y políticos - además de la propia AstraZeneca.

Ahora que su oferta es objeto de un acalorado debate en el parlamento británico y en los canales de noticias del país, el laboratorio estadounidense endureció su postura el lunes, al decir que la fusión crearía una "potencia científica con sede en Reino Unido".

También cuestionó la estrategia de AstraZeneca para valerse por sus propios medios, al argumentar que el segundo mayor negocio farmacéutico de Reino Unido carecía del músculo financiero como para sacar el mayor rendimiento de sus medicamentos experimentales.

"Los vencimientos de patentes próximos y las pérdidas de ingresos en el futuro cercano ponen en riesgo su capacidad para cumplir con una oferta de productos planeada muy prometedora", dijo Pfizer en una presentación por escrito a un comité parlamentario.

El consejero delegado de Pfizer, Ian Read, nacido en Escocia, afronta duras preguntas de los legisladores británicos el martes sobre sus planes para adquirir AstraZeneca -un negocio impulsado en gran medida por el deseo de Pfizer de recortar su carga impositiva. (Traducido por Emma Pinedob y la Mesa de Santiago de Chile)