Detenidas las obras de un aeropuerto de Sao Paulo para el Mundial

sábado 10 de mayo de 2014 11:00 CEST
 

Por Brad Haynes y Roberta Vilas Boas

SAO PAULO, 10 may (Reuters) - Los trabajos en un aeropuerto en las afueras de Sao Paulo fueron parcialmente suspendidos el viernes debido a las inseguras condiciones de trabajo, en medio de las prisas por finalizar las obras previas al Mundial, lo que casi asegura que el operador privado no cumplirá con un plazo clave para una nueva terminal.

El aeropuerto de Viracopos, controlado por las concesionarias brasileñas UTC y Triunfo y la francesa Egis Airport Operation, se arriesga una multa de hasta 170 millones de reales (unos 56 millones de euros) por no entregar la terminal el domingo.

Fiscales federales dijeron que los trabajos en altura y con maquinarias pesadas serían detenidos temporalmente debido a movimientos peligrosos de materiales pesados, manejo descuidado alrededor de plataformas elevadas y mal uso de equipos de seguridad claves.

"Podemos notar que corren contra el reloj y que hacen diferentes cosas a la vez de forma desordenada", dijo el fiscal Mario Antonio Gomes, quien se unía a una visita de un supervisor de seguridad laboral CEREST.

El consorcio responsable de renovar Viracopos, que suele comentar las operaciones en vez de inversores individuales, dijo que cumple todos los requisitos de seguridad legales y que haría los ajustes necesarios al protocolo.

La orden de CEREST de suspender las obras aumentó los temores sobre las prisas en Brasil por terminar los arreglos antes del inicio del Mundial, en menos de cinco semanas. Los preparativos del torneo se han visto asediados por demoras, sobrecostes y promesas incumplidas.

Tres estadios todavía no están terminados, además de los trabajos en aeropuertos en la mayoría de las 12 ciudades en que se desarrollará el torneo. Los grandes proyectos de transporte público fueron cancelados o recortados. La cifra de muertos en sitios de construcción sigue aumentando.

El jueves un nuevo trabajador falleció electrocutado en un estadio del Mundial, aumentando la cifra a ocho fallecidos, cuando ayudaba a instalar una red de comunicaciones en el Arena Pantanal en Cuiaba.   Continuación...