29 de abril de 2014 / 19:24 / en 3 años

RESUMEN-Separatistas ucranianos toman otra capital y disparan a policías

Por Vasily Fedosenko

LUHANSK, Ucrania, 29 abr (Reuters) - Cientos de separatistas prorrusos irrumpieron el martes en edificios gubernamentales en una de las capitales de provincia de Ucrania y abrieron fuego sobre los policías encerrados en una sede regional, en una importante escalada en la rebelión en desafío de las nuevas sanciones de Occidente.

Manifestantes se abrieron paso hasta la sede del gobierno provincial en Luhansk, la provincia más oriental de Ucrania y que limita con la frontera rusa, y colocaron banderas separatistas en el edificio, mientras que la policía no hizo para intervenir.

Al caer la noche, unos 20 rebeldes armados abrieron fuego con armas automáticas y lanzaron granadas de aturdimiento a la sede de la policía regional, intentando obligar a los agentes que estaban dentro a entregar sus armas, dijo un fotógrafo de Reuters en el lugar.

“El liderazgo regional no controla su fuerza policial”, dijo Stanislav Rechynsky, un asesor del ministro del Interior Arsen Avakov, refiriéndose a los acontecimientos en Luhansk. “La policía local no hizo nada”.

Los rebeldes también tomaron la oficina del fiscal y el centro de televisión.

La operación separatista en Luhansk parece darle el control de una segunda capital de provincia a los partidarios de Moscú. Ya controlan gran parte de la provincia vecina de Donetsk, donde han proclamado una “República Popular de Donetsk” independiente y convocaron un referéndum de secesión para el 11 de mayo.

Entre los rebeldes hay jóvenes locales armados con palos y cadenas además de “hombres verdes” - hombres enmascarados fuertemente armados con uniformes militares sin insignias.

Lograr también el control de Luhansk les daría influencia sobre toda la cuenca minera de Donbass - una franja continua de terreno adyacente a Rusia - donde las fundiciones gigantes de acero y las plantas obtienen alrededor de un tercio de la producción industrial del país.

Es el corazón de una región que el presidente ruso Vladimir Putin describió a principios de mes como “nueva Rusia”, reviviendo un término de cuando fue conquistada por los zares en los siglos XVIII y XIX. La mayoría de los que viven ahora en la zona se identifican como ucranianos pero tienen el ruso como primer idioma.

RECHAZO A LAS SANCIONES

Rusia rechazó también el martes las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea contra responsables y empresas de su país por la crisis en Ucrania, dijo su ministro de Exteriores, Sergei Lavrov.

En declaraciones al iniciar una visita oficial de dos días a Cuba, dentro de una gira que lo llevará también a Nicaragua, Perú y Chile, Lavrov argumentó que las sanciones carecen de sentido común y son el resultado de las débiles políticas de Occidente.

“Al igual que ustedes, rechazamos las sanciones en cualesquiera de nuestras relaciones, en particular aquellas sanciones que fueron auspiciadas por los Estados Unidos y la Unión Europea en contra de todo sentido común, respecto a lo sucedido en Ucrania”, dijo Lavrov al ser recibido en La Habana por su homólogo cubano, Bruno Rodríguez.

“Los intentos de echarle la culpa a otras personas provienen de una suerte de políticos débiles, o bien de aquellos políticos que entienden que sus ambiciones geopolíticas fracasaron, e intentan echarle la culpa a otros”, añadió en declaraciones en ruso que fueron traducidas al español.

Kiev y Occidente acusan a Rusia de alentar una campaña separatista en el este ucraniano, tras anexionarse la península de Crimea el mes pasado, algo rechazado por Moscú.

La Unión Europea impuso el martes la congelación de bienes y prohibiciones de viajes a 15 ciudadanos rusos y ucranianos, entre los que están políticos de alto nivel, pero no abarcó a empresas como sí fue el caso de Estados Unidos cuando amplió sus sanciones el lunes.

Washington ha sido mucho más agresivo en las sanciones que el bloque europeo, que depende fuertemente de Moscú para abastecerse de energía y tiene lazos comerciales próximos.

Cuba, por su parte, el principal aliado económico y político de Moscú durante tres décadas, criticó las sanciones de la Casa Blanca y de la UE y dijo que el intento de extender la OTAN a la frontera de la Federación Rusa era “una grave amenaza a la paz y a la seguridad internacional”. (Información adicional de John O‘Donnell en Bruselas; Pavel Polityuk y Matt Robinson en Kiev; Steve Gutterman, Elizabeth Piper, Oksana Kobzeva, Megan Davies, Olesya Astakhova y Vladimir Soldatkin en Moscú; Daniel Trotta y Nelson Acosta en La Habana; Escrito por Peter Graff; Traducción de Teresa Medrano en la Redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below