Un pasajero confunde la cabina con el baño y causa una alerta de secuestro

sábado 26 de abril de 2014 18:07 CEST
 

Por Chris Nusatya y Morag MacKinnon

YAKARTA/PERTH, 26 abr (Reuters) - Un pasajero australiano confundió la puerta de la cabina de mando con la del baño, lo que provocó la alarma de secuestro de un avión de Virgin Australia el viernes en un vuelo desde Brisbane a la isla indonesa de vacaciones Bali, dijo la policía.

Matt Lockley le dijo a la policía después de su arresto que golpeó lo que el creía que era la puerta del aseo para ir al baño poco antes del aterrizaje del Boeing 737-800.

Sin embargo, la puerta era en realidad la de la cabina de mando y el piloto, Neil Thomas Cooper, respondió alertando a los controladores aéreos de Indonesia de un posible secuestro. Entonces, los miembros de la tripulación le sujetaron y le esposaron.

Una portavoz de Virgin Australia dijo que Lockley no fue esposado dentro del avión, pero que miembros de la tripulación le llevaron a un asiento en la parte de atrás del avión.

"El vuelo estaba a punto de aterrizar y (Lockley) estaba durmiendo. La azafata le despertó y se dirigió al aseo. Entonces confundió la puerta de la cabina con la del baño", dijo Heri Wiyanto, una portavoz de la policía de Bali, a Reuters.

Virgin Australia dijo que los 137 pasajeros y los siete miembros de la tripulación no estuvieron en peligro en ningún momento del vuelo.

"Podemos confirmar que hubo un pasajero perturbador y el piloto notificó a las autoridades con adelanto tal y como mandan el procedimiento habitual", dijo la portavoz de Virgin Jacqui Abbott.

Tras realizar pruebas de sangre, la policía dijo que Lockley había tomado varios tranquilizantes, incluyendo cuatro píldoras de Panadol y dos de Voltaren. Inicialmente la policía había dicho que el australiano estaba borracho.

Lockley, que viajaba para visitar a su mujer indonesia, salió en la televisión local poco después del aterrizaje rodeado de policía armada y periodistas. También se mostraron copias de su identificación en los medios.

No hizo ningún comentario público tras el incidente y sigue en custodia de la policía. (Escrito por Randy Fabi; Traducido por Francisco Pazos)