Comienza el juicio por soborno del jefe de la F1, Ecclestone, en Múnich

jueves 24 de abril de 2014 14:32 CEST
 

Por Keith Weir

MÚNICH, 24 abr (Reuters) - El máximo responsable de la Fórmula Uno, Bernie Ecclestone, se mostró confiado el jueves al iniciarse en Alemania un juicio en su contra por soborno en un caso que podría poner fin a las décadas de dominio del británico en el deporte del motor.

Los fiscales de Múnich acusan a Ecclestone, de 83 años, de sobornar al banquero encarcelado Gerhard Gribkowsky para agilizar la venta de un porcentaje de la Fórmula Uno a la empresa privada de inversión CVC hace ocho años. Dicen que Ecclestone favoreció a CVC porque la empresa prometió dejarle como consejero delegado.

"Soy optimista, el sol brilla", dijo Ecclestone vestido de traje oscuro a los operarios de cámara que se agolpaban a la entrada del tribunal de Múnich. Se enfrenta a hasta 10 años de cárcel si es declarado culpable.

Ecclestone, un antiguo vendedor de coches usados que se hizo multimillonario convirtiendo el deporte del motor en una máquina global de hacer dinero en las últimas cuatro décadas, niega que haya obrado mal y asegura que luchara por limpiar su nombre.

CVC sigue siendo el principal accionista de la Fórmula Uno, un negocio que genera unos ingresos anuales que superan los 1.500 millones de dólares (1.085 millones de euros) gracias a los grandes premios que organiza alrededor del mundo.

El copresidente de CVC, Donald Mackenzie, dijo que despediría a Ecclestone si se le halla culpable.

A pesar de su edad, Ecclestone asiste a prácticamente todos los grandes premios y sigue siendo una pieza clave para el éxito comercial del deporte. Siempre ha evitado hablar de su retirada, y no hay un sustituto claro para el momento en que dimita o si finalmente es despedido.

Los fiscales acusan a Ecclestone de sobornar a Gribkowsky, el director de riesgos de BayernLB, para asegurarse de que CVC tomaba el control del deporte en lugar de cualquier rival.

Gribkowsky, que proporcionará pruebas para el juicio, fue condenado a ocho años de cárcel en Múnich en 2012 por evasión fiscal en relación con los pagos.

Ecclestone dijo que pagó 10 millones de dólares a Gribkowsky, pero lo hizo para silenciarle ya que el banquero amenazaba con acusarle falsamente de fraude fiscal. Ecclestone niega que los pagos tengan relación con el acuerdo de CVC. (Traducido por Francisco Pazos)