Rusia dice que responderá si se atacan sus intereses en Ucrania

miércoles 23 de abril de 2014 21:24 CEST
 

Por Pavel Polityuk y Alastair Macdonald

KIEV, 23 abr (Reuters) - El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, acusó a Estados Unidos de estar detrás de la agitación política en Ucrania y dijo que Moscú respondería si sus intereses son atacados.

Las declaraciones de Lavrov se producen un día después de que el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, estuviera en la capital ucraniana con promesas de apoyo al Gobierno prooccidental, y diera una advertencia a Rusia de no interferir en Ucrania.

La crisis en Ucrania, que ahora entra en su cuarto mes, ha llevado las relaciones de Rusia con Occidente a su nivel más bajo desde la Guerra Fría. En el este, los separatistas prorrusos se han hecho con el control de una decena de edificios públicos y están desafiando la autoridad de Kiev.

Otra escalada podría llevar a sanciones económicas perjudiciales, y eleva el riesgo de una interrupción de los suministros de gas ruso de los que depende Europa.

La OTAN dice que Rusia ha concentrado una fuerza de unos 40.000 soldados en su frontera con Ucrania. Moscú dice que algunos están destinados allí de forma permanente, mientras que otros han sido desplegados como precaución para proteger a Rusia de la inestabilidad en Ucrania.

En Moscú, Lavrov dijo que Rusia respondería si sus intereses, o los intereses de ciudadanos rusos, eran atacados.

"Un ataque contra ciudadanos rusos es un ataque contra la Federación Rusa", dijo según extractos de una entrevista con el canal de noticias Russia Today.

"No hay motivos para no creer que los estadounidenses están dirigiendo el espectáculo", le citó el canal, en referencia a los acontecimientos en Kiev.

Rusia justificó su intervención en Crimea este año diciendo que tenía que defender a los rusos que viven allí. En el este de Ucrania hay habitantes con pasaportes rusos. (Información adicional de Natalia Zinets y Richard Balmforth en Kiev y Nigel Stephenson y Ludmila Danilova en Moscú.; Escrito por Christian Lowe.; Traducido por Emma Pinedo)