23 de abril de 2014 / 16:34 / en 3 años

Las prisas por el Mundial dejan vacíos en la cobertura de móvil en Brasil

Por Brad Haynes y Luciana Bruno

SAO PAULO/RÍO DE JANEIRO, 23 abr (Reuters) - El legendario estadio de Maracaná en Río de Janeiro estaba en éxtasis. Brasil había aplastado a la campeona del mundo, España. Sin embargo, los 73.000 seguidores de fútbol apenas podían mandar un mensaje de texto para festejarlo.

La final de la Copa Confederaciones de 2013, un ensayo para el Mundial de este año, fue una prometedora victoria por 3-0 para la selección brasileña, pero un mal presagio para su red de telefonía móvil.

Pese a unas costosas inversiones y otro año para prepararse, las compañías telefónicas aún tienen problemas para ofrecer una cobertura adecuada en sitios clave del torneo que empieza en junio.

Varios estadios estarán terminados fuera de plazo y las obras en los grandes aeropuertos aún no han finalizado, lo que obligó a la industria de las telecomunicaciones a recortar, y en algunos casos hasta cancelar, algunas inversiones planeadas.

“Donde no tenemos mucho tiempo, probablemente no podremos dar una cobertura completa para los estadios”, dijo Eduardo Levy, director del grupo industrial brasileño encargado de preparar la cobertura de móviles en las sedes del Mundial.

Si los problemas del año pasado se repiten, será difícil para los aficionados hacer una llamada durante un partido, y menos subir fotografías o participar en las redes sociales.

Jérôme Valcke, secretario general de la FIFA, dijo recientemente que estaba muy preocupado de que en la mayoría de los casos no se podía probar antes del comienzo del torneo el acceso a las redes de comunicaciones para seguidores y medios.

“No queremos que se recuerde a Brasil como el peor Mundial de todos los tiempos porque los periodistas no pudieron enviar sus historias al resto del mundo”, dijo Valcke.

El riesgo de un embarazoso corte en las comunicaciones durante el Mundial es apenas una de las consecuencias de una explosión en el uso de móviles que superó la capacidad de la red de telefonía móvil de Brasil.

Ese patrón de creciente demanda y estancada inversión ha perseguido a gran parte de la economía brasileña, causando congestiones en grandes autopistas y pistas de aeropuertos así como en las redes telefónicas.

Tras las críticas en la Copa Confederaciones, la industria de telecomunicaciones solicitó 120 días para instalar y calibrar redes en seis nuevos estadios terminados este año.

Obtuvo menos de 70 días en la sureña ciudad de Curitiba y en Sao Paulo, donde se jugará el partido de inauguración del Mundial el 12 de junio y una semifinal a principios de julio.

Equipos de 100 técnicos trabajan ahora día y noche para instalar una cobertura estable en las tribunas con asientos de esos estadios, pero habrá lugares sin señal en las explanadas de los alrededores, aparcamientos y estructuras temporales, dijo Levy en una entrevista.

“En los aeropuertos, nuestra intención es llevar adelante el mismo proyecto diseñado para los estadios”, explicó. “Pero muchos aeropuertos no estarán listos a tiempo. Haremos cobertura externa”, añadió.

TELÉFONOS DESCARGADOS

Se espera que por esos aeropuertos pasen unos 600.000 extranjeros y sus teléfonos inteligentes con destino a una docena de ciudades brasileñas que serán las sedes de partidos del Mundial. La concentración de tantos usuarios podría generar una presión sin precedentes en las redes locales.

El día de la final de la Copa Confederaciones el año pasado, por ejemplo, el tráfico de datos de usuarios en Río de Janeiro subió a un tercio de la cobertura diaria de todo Brasil, según Claro, la unidad de telefonía móvil de América Móvil en el país.

La red en Maracaná estaba tan saturada que las baterías de los teléfonos se gastaron con rapidez por el intento de mantener la señal, lo que dejó a algunos aficionados con teléfonos muertos al final del partido.

Ansiosos por evitar que esto se repita, un consorcio industrial está invirtiendo 200 millones de reales (64,5 millones de euros) para reforzar la cobertura en los estadios del Mundial.

Los operadores de telefonía también están reforzando sus redes de fibra óptica que conectan las sedes y añadiendo antenas en grandes hoteles, instalaciones de entrenamiento y otros lugares. Telefónica Brasil está preparando 65 nuevas torres de móviles en sitios claves para el Mundial.

Otras compañías telefónicas, como Grupo Oi, están expandiendo sus redes de Wi-Fi en áreas públicas.

La FIFA aún debe aprobar el uso de redes de Wi-Fi complementarias en estadios, lo que podría aumentar la capacidad hasta en un 50 por ciento.

En el Mundial de Sudáfrica 2010 no hubo problemas con las redes de telefonía móvil y tampoco en los Juegos Olímpicos de Sochi este año.

En Brasil, las compañías están ansiosas por mostrar su mejor cara a los aficionados y evitar un período de mala fama para la industria.

“El Mundial es una vitrina global del tipo que un país logra apenas unas pocas veces, así que definitivamente es el momento para utilizar toda la tecnología que se pueda brindar”, dijo Marco Di Costanzo, ejecutivo senior en TIM Participações .

El mercado de telefonía móvil en Brasil se duplicó con creces en los últimos seis años, a 272 millones de conexiones, en un país con casi 200 millones de habitantes, pero las inversiones en el sector no se mantuvieron a la par. (Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de María Vega Paúl)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below