La ciencia podría "rebobinar" las olas para hallar pistas del avión malasio

viernes 21 de marzo de 2014 11:00 CET
 

Por Tim Hepher

KUALA LUMPUR, 21 mar (Reuters) - Si al final se confirma que dos objetos borrosos fotografiados desde el espacio son restos del vuelo MH370, los científicos todavía se enfrentarán a la impresionante tarea de encontrar y recuperar las grabaciones que contienen pistas sobre la desaparición del avión malasio.

Con tan pocos datos sobre por qué el vuelo de Malaysia Airlines, que se dirigía, a Pekín cambió su ruta y desapareció tras despegar de Kuala Lumpur el 8 de marzo, encontrar las "cajas negras" se considera la única esperanza real de entender lo que ocurrió con el avión y con las 239 personas que iban a bordo.

El primer ministro australiano, Tony Abbott, dijo el jueves que los objetos que posiblemente pertenecían al avión se habían descubierto en el océano Índico. La zona está a unos 2.500 km al suroeste de Perth, sobre una cordillera volcánica en aguas que se estima están a entre 2.500 y 4.000 metros de profundidad.

A grandes rasgos corresponde al extremo de la ruta sur que podría haber tomado el avión después de que fuera desviado deliberadamente, según los investigadores.

"Puede ser increíblemente escabroso y difícil. Puede haber mucho viento y corrientes fuertes, aunque igualmente puede estar tranquilo", dijo David Gallo, director de proyectos especiales de la Institución Oceanográfica Woods Hole (WHOI por su sigla en inglés) en Falmouth, Massachusetts, refiriéndose al área general donde se vieron los objetos.

El misterio sobre el MH370 se ha comparado con el desastre del vuelo de Air France en 2009, que desafió las explicaciones hasta que una misión dirigida por el WHOI halló las cajas negras a 3.900 metros de profundidad.

Pero aunque los investigadores sabían poco sobre la zona dónde había impactado el Vuelo AF447 en el océano Atlántico en una noche tormentosa de junio de 2009, ahora saben mucho menos sobre dónde ha terminado el avión malasio, ni si se quedó sin combustible o dónde.

"Si se confirma que son restos, entonces la primera prioridad es recuperar y clasificar cada pieza y ver cómo de arriba o bajo están en el agua. Esto podría ayudar a indicar cómo se han movido por las corrientes y los vientos", dijo Gallo, que participó en la búsqueda del vuelo de Air France.   Continuación...