Cameron busca limitar los poderes judiciales y migratorios de la UE

domingo 16 de marzo de 2014 14:06 CET
 

Por Kylie MacLellan

LONDRES, 16 mar (Reuters) - El primer ministro británico, David Cameron, buscará evitar una inmigración masiva y las interferencias de la Unión Europea en asuntos policiales y judiciales, dijo el domingo, diciendo de la forma más detallada hasta ahora cómo pretende reformar las relaciones de su país con la UE.

Bajo presión de los euroescépticos de su Partido Conservador y del partido UKIP antes de las elecciones europeas de mayo, Cameron ha prometido dar una nueva forma a los lazos británicos con la UE antes de dejar que los británicos voten sobre si quieren salir del bloque de 28 naciones si gana las elecciones del próximo año.

En un texto en el diario The Sunday Telegraph, Cameron, que hasta ahora ha dado poca información sobre cambios específicos en relación a la UE, esbozó su principales preocupaciones sobre la renegociación.

Cameron señaló su "apoyo por la continuada ampliación de la UE a los nuevos miembros, pero con nuevos mecanismos para evitar migraciones masivas a lo largo del continente".

Añadió que la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro holandés, Mark Rutte, comparten su opinión de que el estado actual de las cosas no funciona, añadiendo que quiere que los parlamentos nacionales puedan trabajar conjuntamente para bloquear legislación europea no deseada.

"No a una unión siempre más estrecha. No a un constante flujo de poder hacia Bruselas. No a las interferencias innecesarias. Y no, ni que decir tiene, al euro, a la participación en los rescates de la zona euro o las nociones como la de un Ejército Europeo", escribió.

Las fuerzas policiales británicas y los sistemas de justicia deberían quedar exentos de interferencias de innecesarias de las instituciones europeas, entre ellas el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, dijo el primer ministro británico.

Aunque Cameron respaldó el mercado único y el libre comercio, dijo que quiere reducir la burocracia para los negocios.

El líder de la oposición británica, el laborista Ed Miliband, dijo que es improbable que un futuro Gobierno laborista realice un referéndum sobre la pertenencia de Reino Unido a la UE esta década, reduciendo las oportunidades de que el país deje el bloque.

Los sondeos de opinión muestran que alrededor de un 40 por ciento de los votantes británicos quieren quedarse en la UE, mientras que una proporción similar quiere abandonarla, aunque también muestra una amplia hostilidad a la inmigración y una desafección a los principales partidos políticos. (Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)