Lenovo dice que una huelga china es asunto de IBM, pero no bajará salarios

martes 11 de marzo de 2014 13:19 CET
 

SHANGHÁI, 11 mar (Reuters) - El fabricante chino de ordenadores personales Lenovo Group dijo que le correspondía a IBM resolver una huelga en una fábrica china, debido a que el acuerdo para comprar el negocio de servidores de la empresa estadounidense todavía tiene que cerrarse.

Más de 1.000 empleados fueron a la huelga la semana pasada para protestar por los términos de su posible paso a Lenovo, que dijo en enero que compraría uno de los negocios de servidores de International Business Machine (IBM) por 2.300 millones de dólares (1.660 millones de euros).

En un comunicado publicado en su sitio web el lunes por la noche, Lenovo dijo que la huelga era un asunto interno de IBM, pero también prometió mantener los salarios y condiciones de todos los empleados que elijan quedarse con la empresa una vez que se cierre el acuerdo.

"Lenovo e IBM son dos empresas independientes. La integración entre Lenovo y el departamento x86 de servidores de IBM no se realizará hasta que se cierre el acuerdo", dijo el comunicado.

"Para asegurar una transición suave, Lenovo se compromete a dar la oportunidad a todos lo empleados de x86 que pasen a Lenovo sin reducción de sus salario y condiciones", añadió.

Se espera que más de 7.500 empleados de IBM en más de 60 países se transfieran a Lenovo cuando se cierre el acuerdo, dijo Lenovo. La plantilla es un "gran activo" y parte de los motivos de la adquisición, añadió.

Los huelguistas han expresado su preocupación por su indemnización si dejan la empresa tras el acuerdo, que está a la espera de la aprobación regulatoria y gubernamental.

La huelga de IBM sigue un creciente patrón de activismo industrial que ha aflorado mientras la economía china se ralentiza.

La escasez de empleados ha cambiado el equilibrio del poder en las relaciones laborales, mientras que los teléfonos avanzados y los medios sociales han ayudado a los trabajadores a organizarse y hacerles más conscientes que nunca de su entorno cambiante, según expertos.

El martes tres trabajadores dijeron por teléfono que muchos de sus compañeros habían vuelto a trabajar o habían abandonado, mientras que otros seguían de huelga. (Información de John Ruwitch y James Pomfret en HONG KONG. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)