Unos científicos quieren usar el láser para desintegrar basura espacial

lunes 10 de marzo de 2014 12:00 CET
 

Por Pauline Askin

SÍDNEY, 10 mar (Reuters) - Puede sonar de ciencia ficción, pero un equipo australiano está trabajando en un proyecto para desintegrar con láser la basura espacial desde la Tierra, con el objetivo de reducir la creciente cantidad de restos que amenazan con provocar una "cascada de colisiones" con los satélites.

El proyecto es muy realista y probablemente funcionará en los próximos diez años, dijo Matthew Colless, director de la Escuela de Investigación de Astronomía y Astrofísica de la Universidad Nacional Australiana, a Reuters.

"Es importante que sea posible en esa escala porque hay demasiada basura espacial", dijo. "Quizás estemos a sólo un par de décadas de distancia de una cascada catastrófica de colisiones que sacaría a todos nuestros satélites de la órbita baja".

Los científicos creen que hay más de 300.000 piezas de deshechos en el espacio, desde pequeños tornillos y pernos a partes grandes de cohetes, en su mayoría en órbitas bajas en torno a la Tierra y a gran velocidad.

Australia tiene ahora un contrato con la NASA, la agencia espacial de Estados Unidos, para rastrear la basura espacial con un telescopio dotado de láser infrarrojo en el observatorio Monte Stromlo.

Pero 20 millones de dólares del Gobierno australiano y 40 millones en inversión privada ayudarán al equipo a establecerse como el Centro de Investigación Cooperativa (CRC, por sus siglas en inglés) para desarrollar mejores láser para rastrear pequeñas piezas de deshechos, importando técnicas de la astronomía usadas para ganar visibilidad en la atmósfera.

El propósito final es aumentar el poder del láser para iluminar y desintegrar piezas de basura de forma inocua cuando pasan a la atmósfera exterior.

"No hay riesgo de alcanzar un satélite en funcionamiento", dijo Colless. "Realmente no fallamos".

Colless dijo que imagina una necesidad futura de una red mundial de estaciones creadas bajo auspicio internacional y que el CRC está investigando para hacer eso posible.

El CRC está formada por universidades, agencias espaciales y compañías como Lockheed Martin, Optus y EOS Space System Australia. (Traducido por Inmaculada Sanz en Madrid)