6 de marzo de 2014 / 14:44 / hace 4 años

RESUMEN-Crimea vota por unirse a Rusia en nueva escalada de crisis Ucrania

* Parlamento de Crimea vota a favor de unirse a Rusia

* Moscú dice que esfuerzos de OSCE y de OTAN no ayudan

* Kerry y Lavrov se reunirán de nuevo en Roma

* Enviado de ONU es rodeado y se ve obligado a salir de Crimea

Por Alissa de Carbonnel

SIMFEROPOL, Ucrania, 6 mar (Reuters) - El Parlamento de Crimea votó el jueves unánimemente a favor de unirse a Rusia, y su Gobierno respaldado por Moscú dijo que en 10 días se celebrará un referendo sobre la decisión, en una dramática escalada de la crisis en torno a la península de Ucrania en el Mar Negro.

El nuevo cambio de la situación para colocar a Crimea, cuya mayoría es rusa y ha sido efectivamente ocupada por fuerzas rusas, formalmente bajo el Gobierno de Moscú, se conoció en momentos en que los líderes de la Unión Europea se reúnen en una cumbre de emergencia para examinar mecanismos que permitan presionar a Rusia para que retire sus fuerzas.

El Parlamento de Crimea votó unánimemente “para ingresar en la Federación Rusa con los derechos de un ente de la Federación Rusa”.

El viceprimer ministro de Crimea, Rustam Temirgalie, cuya región es sede de la base militar rusa en el Mar Negro, en Sebastopol, dijo que el referendo para determinar la anexión a Rusia se celebrará el 16 de marzo.

El anuncio, que diplomáticos dicen que no pudo hacerse sin el consentimiento del presidente ruso Vladimir Putin, aumenta las tensiones en la más grave confrontación entre Occidente y Oriente desde el fin de la Guerra Fría.

Lejos de buscar una solución diplomática, Putin parece haber decidido crear hechos consumados antes de que Occidente acuerde lanzar medidas en su contra.

En tanto, los líderes de la Unión Europea se preparaban el jueves para advertir pero no sancionar a Rusia por su intervención militar en Ucrania, después de que Moscú rechazara los esfuerzos diplomáticos occidentales para que el país retirara sus fuerzas de Crimea para volver a sus bases.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, no quiso reunirse con su homólogo de Ucrania ni lanzar un “grupo de contacto” para buscar una solución a la crisis el miércoles en París, pese a la presión del secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, y de sus colegas europeos.

Kerry y Lavrov volverán a reunirse el jueves.

La tensión era alta en la región de Crimea, en el sur de Ucrania, donde el enviado especial de la ONU Robert Serry fue rodeado por una multitud hostil que gritaba “¡Rusia! ¡Rusia!”, lo que obligó al holandés a volver a su avión y partir rumbo a Estambul.

Es improbable que la cumbre de emergencia de la Unión Europea en Bruselas adopte más que unas medidas simbólicas contra Rusia, el mayor proveedor de gas de Europa, porque ni la potencia industrial, Alemania, ni el centro financiero, Reino Unido, quieren recorrer ese camino.

Estados Unidos ha dicho que está listo para imponer sanciones, como prohibiciones de visados, la congelación de activos de funcionarios rusos y restricciones sobre vínculos empresariales en días en vez de semanas.

El rublo ruso se debilitó más el jueves, pese a la intervención del banco central, debido a lo que analistas de VTB Capital llamaron “la prima de riesgo político”.

La cumbre de la Unión Europea, corta e informal, estará mayormente consagrada a mostrar respaldo hacia el nuevo Gobierno proccidental de Ucrania, representado en las conversaciones de Bruselas por el primer ministro Arseny Yatseniuk, pese a que Kiev no es miembro de la Unión Europea ni un candidato reconocido para integrar el bloque.

AYUDA ECONÓMICA

La Comisión Europea anunció un paquete de ayuda de hasta 11.000 millones de euros (15.000 millones de dólares) para Ucrania en el próximo par de años, siempre y cuando el país alcance un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que contemple reformas dolorosas, como poner fin a los subsidios de gas.

Los diplomáticos afirman que, como mucho, el bloque de 28 países condenará la toma hasta ahora no violenta por parte de Rusia de la provincia ucraniana del Mar Negro y suspenderá conversaciones con Moscú sobre liberalización de visas y cooperación económica.

Además, el bloque está considerando más medidas si el presidente ruso, Vladimir Putin, no acepta pronto los esfuerzos de mediación.

Sin embargo, la Unión Europea no adoptará medidas que vayan más allá, con la esperanza de que un avance diplomático alivie las tensiones en Ucrania, y también por temor de entrar en una guerra comercial con Rusia, uno de los principales socios económicos de Europa.

Antes de la cumbre, los miembros europeos del Grupo de las Ocho mayores economías del mundo se reunirán en forma separada, dijeron diplomáticos, en un aparente esfuerzo por coordinar posturas sobre Rusia, que en junio será el anfitrión de la próxima cumbre del G-8 en Sochi.

Lavrov, en tanto, afirmó que los intentos de países occidentales por llevar a cabo acciones a través de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y la OTAN no estaban ayudando. (Información dicional de Lidia Kelly en Moscú, Tim Heritage en Kiev, y John Irish y Lesley Wroughton en París; escrito por Paul Taylor. Traducido por Patricio Abusleme. LEA)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below