La desigualdad en ingresos lleva a un crecimiento más lento -economistas FMI

miércoles 26 de febrero de 2014 22:14 CET
 

WASHINGTON, 26 feb (Reuters) - La desigualdad de ingresos puede llevar a un crecimiento más lento o menos sostenible, mientras que una distribución del ingreso, si es moderada, no es negativa e incluso puede ayudar a la economía, según una investigación de personal del Fondo Monetario Internacional publicada el miércoles.

Si bien el estudio de los economistas del FMI no refleja la posición oficial del organismo, es otra señal de un cambio en su pensamiento sobre la desigualdad de ingresos.

"Sería un error enfocarse en el crecimiento y dejar que la desigualdad se ocupe de sí misma, no sólo porque la desigualdad puede ser éticamente indeseable sino también porque el crecimiento resultante podría ser bajo e insostenible", según el estudio.

El FMI analiza las economías de cada uno de sus 188 miembros y ofrece asesorías sobre presupuesto gubernamental y políticas monetarias. Es también un prestamista, con la tarea de respaldar la estabilidad financiera global.

Tradicionalmente ha aconsejado a los países a fomentar el crecimiento y reducir la deuda, pero no se ha enfocado explícitamente en desigualdades de ingreso. Sin embargo, en el último año la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, dijo que crear estabilidad económica es imposible sin abordar también la desigualdad.

Oxfam, un grupo de desarrollo internacional, ha argumentado por tiempo que organizaciones como el FMI deben abordar las crecientes brechas entre ricos y pobres y dejar de alentar un bajo gasto público.

"En los viejos tiempos, el FMI pedía a los gobiernos recortar el gasto público y los impuestos", dijo Nicolas Mombrial, director de la oficina de Oxfam en Washington. "Esperamos que esta investigación y las recientes declaraciones de Christine Lagarde sean una señal de que están cambiando su postura", agregó.

Los economistas están aún divididos sobre la relación entre crecimiento y desigualdad de ingresos, que aumentó en todo el mundo mientras las economías intentaban recuperarse tras la crisis financiera de 2007-2009.

Algunos también han culpado a la creciente desigualdad por contribuir a la crisis en primer lugar, al alentar el crédito por parte de personas que querían mantener su nivel de vida.

"Hallamos que la desigualdad es mala para el crecimiento (...)", dijo Ostry a periodistas el miércoles. "Y podemos decir que la redistribución en sí misma no parecer ser mala para el crecimiento, a menos que sea muy grande", agregó.

Los economista dijeron que había evidencia de que altos impuestos o transferencias a los pobres, como ocurre en algunos países europeos, podrían afectar negativamente al crecimiento. Pero encontraron que la redistribución también ayudaba al crecimiento al reducir la desigualdad. (Información de Anna Yukhananov, Traducido por Patricia Avila; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Emma Pinedo)