24 de febrero de 2014 / 18:30 / hace 3 años

Brasil y la UE planean un cable submarino para evitar el espionaje de EEUU

4 MIN. DE LECTURA

Por Robin Emmott

BRUSELAS, 24 feb (Reuters) - Brasil y la Unión Europea acordaron el lunes tender un cable de fibra óptica desde Lisboa a Fortaleza para reducir la dependencia en las conexiones con Estados Unidos, después del escándalo por el espionaje de Washington a Brasilia.

En una cumbre en Bruselas, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, dijo que el proyecto de 185 millones de dólares (unos 134,5 millones de euros) era clave para "garantizar la neutralidad" de Internet, enfatizando en su deseo de blindar el tráfico de la red en su país de la vigilancia estadounidense.

"Tenemos que respetar la privacidad, los derechos humanos y la soberanía de las naciones. No queremos que se espíe a las empresas", dijo Rousseff en una rueda de prensa conjunta con los presidentes de la Comisión Europea y el Consejo Europeo.

"Internet es una de las mejores cosas que el hombre ha inventado. Así que coincidimos en la necesidad de una garantía (...) de neutralidad de la red, un área democrática donde podamos proteger la libertad de expresión", afirmó la presidenta.

Rousseff pospuso el año pasado una visita de Estado a Washington en protesta por el espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) a su correo electrónico y teléfono, y ahora busca rutas alternativas para Internet.

Brasil depende de cables submarinos estadounidenses para casi todas sus comunicaciones con Europa. La única conexión directa es vieja y sólo se emplea para comunicaciones de voz.

Los líderes de la UE están a favor de la iniciativa de Brasil después de que documentos filtrados en 2013 por Edward Snowden, un exanalista de la NSA hoy refugiado en Rusia, mostraron que la agencia espió también a la canciller alemana Angela Merkel y a instituciones europeas.

Tras el escándalo que deterioró las relaciones con aliados como Alemania y Brasil, el presidente estadounidense Barack Obama ordenó no espiar más a los líderes de naciones amigas.

Bruselas está amenazando con suspender acuerdos sobre transferencia de datos a menos que Washington ofrezca mayores garantías de protección de datos de los ciudadanos europeos.

Rousseff dijo que Brasil y la Unión Europea tenían "preocupaciones similares" sobre el dominio estadounidense en cables de fibra óptica y espera tener un cable tendido desde la capital portuguesa hasta Fortaleza, en el noreste brasileño, el próximo año.

Según el plan, el cable submarino de fibra óptica sería tendido por una sociedad conjunta entre la telefónica brasileña Telebras y la empresa española IslaLink Submarine Cables.

Telebras tendrá una participación de un 35 por ciento en la sociedad, IslaLink un 45 por ciento y el resto podría ser aportado por fondos de pensiones europeos y brasileños.

El acuerdo por el cable marca un inusual progreso para Rousseff en sus vínculos con la Unión Europea, el principal inversor extranjero en Brasil, ya que las negociaciones de un pacto de libre comercio con el Mercosur fueron pospuestas otra vez, dijeron responsables en la cumbre.

Brasil, una de las economías más grandes e influyentes del mundo, está listo para negociar. Lo apoyan Uruguay y Paraguay, pero la pregunta es si también lo hará Argentina, uno de los miembros más proteccionistas del Grupo de los 20. (Información adicional de Anthony Boadle en Brasilia y Francesco Guarascio en Bruselas; Traducción de la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Teresa Medrano en la Redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below