ACTUALIZA 1-El centroizquierdista Renzi asumen como primer ministro de Italia

sábado 22 de febrero de 2014 15:49 CET
 

(Cambia redacción con detalles y contexto)

ROMA, 22 feb (Reuters) - El líder de centroizquierda, Matteo Renzi, se convirtió el sábado en el primer ministro más joven en la historia de Italia, donde afrontará presiones para obtener resultados inmediatos tras obligar a su predecesor a abandonar el cargo por el lento ritmo de las reformas económicas.

Renzi, de 39 años, ha nombrado a un listado de ministros de bajo perfil, sin figuras capaces de desafiarle en el Gobierno. Su éxito o fracaso será visto como su responsabilidad.

Con una edad promedio por debajo de 48 años, el gabinete de 16 miembros es uno de los más pequeños y jóvenes de la historia reciente de Italia. La mitad de sus miembros son mujeres, la mayor proporción hasta ahora.

Sin embargo, afronta un gran desafío en un momento en el que la tercera economía de la zona euro intenta salir de su peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial, aquejada de una deuda pública de 2 billones de euros y una base industrial que se ha visto mermada en la última década.

"La responsabilidad es enorme y esto no debe fallar", dijo Rocco Palombella, secretario general del sindicato UILM. "Si lo hace, no habrá apelaciones", sostuvo.

El nuevo primer ministro ha fijado una ambiciosa agenda para sus primeros meses de ejercicio y ha prometido una gran reforma del sistema electoral y constitucional, a fin de darle a Italia gobiernos más estables en el futuro, además de reformas en los sistemas tributarios y laborales y a la administración pública.

Renzi, quien se hizo con la dirección del Partido Demócrata de centroizquierda en diciembre, obligó a su rival de partido Enrico Letta a renunciar la semana pasada, tras criticar su fracaso en avanzar rápidamente con las reformas económicas.

No obstante, la compleja coalición con el pequeño partido NCD de centroderecha, de la que dependerá para obtener la mayoría, es la misma que apoyó a Letta. También tiene ante sí a un Parlamento fraccionado con el que varios gobiernos han tenido problemas.   Continuación...