ACTUALIZA 1-Merkel dice que el desafío suizo es seguir cerca de la UE tras la consulta

martes 18 de febrero de 2014 15:08 CET
 

(Actualiza información)

BERLÍN, 18 feb (Reuters) - La canciller alemana, Angela Merkel, advirtió el martes de no apresurarse a tomar represalias contra Suiza por el referéndum para frenar la inmigración, afirmando que a Europa le interesaba más esperar a ver la forma en que se aplica el resultado de la consulta.

"No puede ser que porque una parte haga algo en un área específica, la otra diga que no funciona nada en otras áreas", dijo Merkel tras reunirse con el presidente suizo, Didier Burkhalter, que también es ministro de Exteriores del país.

"En primer lugar, hemos de ver la forma en que Suiza aplica esta votación en los próximos tres años. Lo veremos. Y al final de los tres años, tendremos que decidir las consecuencias. Soy contraria a decidir sobre las consecuencias desde el comienzo mismo, y no esperar al proceso de aplicación en Suiza", añadió.

El 9 de febrero, los votantes suizos respaldaron por un estrecho margen las propuestas para recortar la inmigración de la UE. El voto fue respaldado por el Partido Popular suizo (SVP, por sus siglas en inglés), que aprovechó la preocupación de la población respecto a que la cultura suiza se está viendo erosionada por los extranjeros, que representan casi un tercio de la población del país.

Desde 2002, Suiza cuenta con un acuerdo con la Unión Europea que permite el libre movimiento de trabajadores. La reciente consulta amenaza ese pacto, y con él un paquete de acuerdos de cooperación económica y tecnológica.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha advertido de que la votación tendrá "graves consecuencias" para los vínculos con los Veintiocho, que ya ha pospuesto las conversaciones con los suizos sobre programas educativos y de investigación valorados en miles de millones de euros.

Suiza, a cambio, ha dicho ya que no puede firmar un pacto de mercado laboral con Croacia, nuevo miembro de la UE.

Con una postura más estridente que la de Alemania, el ministro de Industria francés dijo que el referéndum suponía un "suicidio colectivo". Arnaud Montebourg dijo que las exportaciones suizas se verían afectadas y que "Suiza se empobrecería".   Continuación...