10 de enero de 2014 / 19:33 / en 4 años

Los altos precios de los billetes aéreos para el Mundial podrían bajar

Por Anthony Boadle

SAO PAULO/BRASILIA, 10 ene (Reuters) - Los aficionados al fútbol que están desalentados por el aumento en los precios de los billetes aéreos en Brasil antes del Mundial de este año serían inteligentes si esperan un poco más, ya que la solución podría estar a la vuelta de la esquina.

Se espera que Brasil autorice la próxima semana unos 1.500 nuevos vuelos nacionales, ampliando las opciones de viaje entre las ciudades que acogerán los partidos del torneo que se desarrollará en junio y julio.

Con esta decisión, los aficionados deberían ver una gran cantidad de nuevas rutas y una significativa caída en los precios.

Esto también podría aliviar las tensiones entre el Gobierno de Brasil y las líneas aéreas locales, que han enfrentado repetidas amenazas de intervención si el aumento de precios se escapa de las manos.

La industria aeronáutica brasileña, la tercera más grande del mundo, ha sido objeto de un intenso escrutinio, en medio de temores de que se produzca una de las mayores vergüenzas que ha vivido el torneo, ya que millones de aficionados podrían ver los partidos de los encuentros desde los hacinados aeropuertos debido a una escasez de billetes.

Los precios se han disparado desde que la FIFA, el ente rector del fútbol mundial, determinó en diciembre dónde jugarán los 32 equipos en la primera ronda del torneo.

Por ejemplo, los aficionados que traten de seguir a Argentina desde su debut en Río de Janeiro hasta su segundo encuentro en Belo Horizonte han visto cómo los billetes más baratos casi han duplicado su valor.

En momentos en que la reputación de Brasil como una potencia mundial en ascenso está en juego, la presidenta Dilma Rousseff se ha mostrado ansiosa de que el Mundial se celebre sin problemas, ya que el éxito del torneo podría impulsar sus posibilidades de ser reelegida en octubre.

ESTRUCTURAS TEMPORALES

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, dijo el lunes que el país anfitrión estaba muy atrasado en los preparativos para el Mundial, mientras los trabajadores se apresuran por terminar los nuevos estadios y las terminales aeroportuarias para un torneo que se inicia en tan sólo cinco meses.

Los vuelos adicionales solicitados por las compañías aéreas deberían saturar aún más los ya sobrecargados aeropuertos del país. En la calurosa Cuiabá, una ciudad de medio millón de habitantes ubicada en el cinturón de soja de Brasil, las rutas propuestas aumentarían el tráfico aéreo en un 48 por ciento durante el torneo.

La jefa de gabinete de Rousseff, Gleisi Hoffmann, reconoció esta semana que Cuiabá podría requerir la instalación de una estructura de lona temporal en la terminal si el aeropuerto en construcción no está terminado en mayo.

En un esfuerzo por evitar la especulación en los precios, Hoffmann ha advertido también que el Gobierno podría abrir las rutas nacionales a las firmas extranjeras, pero los expertos dicen que esta amenaza podría ser en vano.

Esta práctica es muy poco común fuera de la Unión Europea. Australia y Chile están entre las pocas naciones que permiten a las compañías aéreas extranjeras operar vuelos nacionales, sin una relación recíproca desde otro país.

"Desde el punto de vista operativo, sería muy difícil", dijo Carlos Ebner, jefe de la asociación mundial de aerolíneas IATA en Brasil.

"No es imposible, pero logística y económicamente es muy difícil ver cómo se podría traer una gran cantidad de vuelos adicionales desde compañías extranjeras", agregó. (Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Emma Pinedo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below