Los obreros del textil vuelven al trabajo en Camboya; las firmas demandan

viernes 10 de enero de 2014 13:13 CET
 

PHNOM PENH, 10 ene (Reuters) - Decenas de miles de trabajadores de la industria textil de Camboya han vuelto al trabajo después de que las autoridades pusieran fin violentamente a la huelga por unos mejores salarios la semana pasada, pero las empresas están demandando a los sindicatos por un conflicto que se ha prolongado dos semanas.

La asociación de fabricantes de ropa dijeron que la mayoría de los trabajadores volvieron al trabajo el viernes en todo el país, aunque solo el 60 por ciento se presentó en el parque industrial Canadia de la capital, Phnom Penh, donde la policía militar abrió fuego el 3 de enero, matando a tres trabajadores, según el Gobierno.

En el parque se encuentran las fábricas de ropa de marcas occidentales como Adidas, H&M y Puma .

"Las demandas se centrarán en la incitación a la huelga, daños a la propiedad y a las empresas, la coerción y amenaza a los trabajadores que sí quieren trabajar", dijo a Reuters el secretario general de la Asociación de Fabricantes Textiles en Camboya, Ken Loo.

Jieu Sambo, un abogado que representa a varios fabricantes frente a los seis sindicatos que participaron en la huelga, dijo a Reuters que más de 150 fábricas habían presentado demandas y otras estaban preparándolas.

Chea Mony, el presidente del Sindicato de Tratado Libre, uno de los acusados, dijo que el sistema judicial estaba politizado pero que él seguiría peleando en los tribunales.

"Nos demandan porque quieren intimidarnos para que no realicemos más huelgas y no ayudemos a los trabajadores", dijo. "No tenemos miedo".

La agencia de derechos humanos de las Naciones Unidas dijo esta semana que cinco personas murieron y 20 resultaron heridas por arma de fuego o palizas cuando la policía militar arremetió contra los trabajadores, los cuales pedían un incremento del salario mínimo, actualmente en 100 dólares, a 160 dólares al mes.

Los trabajadores, aliados con un movimiento de protesta contra el gobierno, eran cerca de 350.000 y estuvieron en huelga desde el 24 de diciembre. El paro amenazaba con dañar gravemente la principal industria de exportación del país, que reporta unos ingresos anuales de más de 5.000 millones de dólares. (Información de Prak Chan Thul; Traducido por Francisco Pazos)