Tribunal Cuentas francés alerta de que deuda está en "zona peligrosa"

jueves 9 de enero de 2014 19:08 CET
 

PARÍS, 9 ene (Reuters) - La deuda nacional de Francia alcanzó el año pasado una zona peligrosa, estimada en un 93,4 por ciento del PIB, dijo el presidente del Tribunal de Cuentas del país.

El jueves, Didier Migaud, máximo representante del Tribunal, alertó de que Francia se enfrentará a un gran aumento de sus costes de deuda una vez los tipos de interés suban, como está previsto si continúa la recuperación económica.

"El nivel alcanzado ha llevado a nuestro país a una zona peligrosa", dijo Migaud. "Y los esfuerzos llevados a cabo hasta ahora no son suficientes para salir de la misma".

La deuda nacional francesa alcanzó un 90,2 por ciento de su Producto Interior Bruto a finales de 2012. El gobierno espera que la deuda ascienda este año al 95,1 por ciento del PIB.

"Lo que no se hizo en 2011, 2012 y 2013 sólo hace que aumente la larga distancia que recorrer en los próximos años", añadió Migaud.

A pesar del crecimiento de la deuda, los bonos franceses, que están entre los más líquidos del mundo, han encontrado una demanda firme por parte de inversores que buscan rentabilidades más altas a las ofrecidas por sus equivalentes alemanes, que cuentan con menos riesgo.

Incluso financiándose a bajos tipos de interés, el servicio de la deuda francesa asciende anualmente a 50.000 millones de euros anuales, una cifra equivalente a un 2,5 por ciento del PIB.

Migaud dijo que el aumento de un punto porcentual en los tipos de interés añadiría 2.000 millones de euros al coste de la deuda en el primer año, y 15.000 millones en los siguientes diez años.

A pesar de los niveles récord de deuda, Francia colocó el año pasado su deuda a unos tipos de interés mínimos, con una media de tipos de interés del 1,54 por ciento en sus emisiones a medio y largo plazo.

El jueves, en su primera subasta del año, el país colocó 8.300 millones de euros a largo plazo, contando con una fuerte demanda de inversores.

El presidente del actual gobierno socialista, François Hollande tiene previsto ahorrar 15.000 millones de euros este año, con un recorte de 9.000 millones en los gastos del estado central y 6.000 millones en la seguridad social. (Información de Jean-Baptiste Vey; escrito por Leigh Thomas; traducido por Daniel Ruiz)