Inyección de Banco central reduce tensión en mercado bancario chino

martes 24 de diciembre de 2013 10:48 CET
 

Por Gabriel Wildau

SHANGHAI, 24 dic (Reuters) - La falta de efectivo en el sistema bancario de China se redujo el martes después de que el banco central inyectara fondos a través de los canales normales por primera vez en tres semanas, pero los operadores advirtieron que la situación seguía siendo tensa.

El Banco Popular de China (BPC) inyectó el martes por la mañana 29.000 millones de yuanes (4.800 millones de dólares) en efectivo a corto plazo en el sistema bancario después de que hubiera suspendido estas operaciones el 3 de diciembre.

El banco central se había abstenido de intervenir la última semana mientras los tipos de interés que cobran los bancos por prestarse fondos entre sí se disparaban a máximos en seis meses por una fuerte demanda de efectivo cerca de fin de año.

El promedio ponderado por volumen para el contrato de recompra de bonos a siete días en China subía el martes a un 6,56 por ciento, su menor nivel en una semana desde el 8,93 por ciento del lunes. Pero los operadores advirtieron que el impacto era principalmente psicológico.

"La inyección en el mercado abierto del BPC también ayudó a calmar el ambiente, pero la cantidad es demasiado pequeña para tener un impacto real en los tipos del mercado", dijo un operador.

Los observadores del mercado están divididos sobre si la segunda estrechez de efectivo que se registra en China en seis meses se debió a una acción intencional por parte del banco central, preocupado por el crecimiento descontrolado del crédito y los altos precios de las viviendas, o si fue el resultado de una inesperada escasez de liquidez de otras fuentes.

Los que creen que el banco central diseñó la crisis opinan que las autoridades desean limitar el uso del préstamo interbancario para financiar créditos fuera de los balances para los promotores inmobiliarios y los gobiernos locales.

Los que consideran que la subida de los tipos no fue intencionada creen que se debió a una ralentización inesperada en el gasto del Gobierno antes de concluir el año. (Información adicional de Lu Jianxin. Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Blanca Rodríguez)