Una ejecutiva se disculpa por burlarse del sida en África en un tuit

lunes 23 de diciembre de 2013 12:00 CET
 

NUEVA YORK, 23 dic (Reuters) - Una ejecutiva de relaciones públicas que desató un frenesí online al colgar un mensaje en Twitter en el que se burlaba del sida en África se ha disculpado, afirmando que estaba avergonzada de su comentario.

Justine Sacco, que fue despedida de la destacada firma de medios de Internet con sede en Nueva York IAC/InterActive después de que el tuit desatara un revuelo en las redes sociales, publicó un comunicado de arrepentimiento el domingo en ABC News y en el periódico sudafricano The Star.

"Las palabras no pueden expresar cuánto lo lamento, y lo necesario que es para mí disculparme con el pueblo de Sudáfrica, al que he ofendido por un tuit innecesario y descuidado", dijo.

"Por ser insensible con esta crisis, que no discrimina por raza, género u orientación sexual, sino que aterroriza a todos nosotros por igual, y por los millones de personas que viven con el virus, me avergüenzo", dijo el comunicado.

Justo antes de subir a un avión en Sudáfrica el viernes, Sacco colgó un tuit en su cuenta online en la que decía: "Voy a África. Espero no pillar el sida. Estoy bromeando. ¡Soy blanca!", apuntó.

El tuit de Sacco circuló rápidamente fuera de su relativamente pequeño círculo de unos 500 seguidores, y miles de usuarios denunciaron el comentario como racista e insensible. Otros pidieron la dimisión de su puesto como directora de comunicaciones corporativas del IAC.

Sacco aparentemente se mantuvo ajena a la controversia causada por el comentario hasta que aterrizó en Ciudad del Cabo unas doce horas después. Rápidamente emitió un tuit disculpándose y luego borró su cuenta.

El IAC, que había condenado el mensaje, dijo el sábado que la compañía y Sacco habían "alejado sus caminos".

El IAC opera más de una docena de webs de Internet, entre ellas el sitio de noticias The Daily Beast, Vimeo, CollegeHumor y webs de citas como Match.com y OKCupid. (Información de Victoria Cavaliere; Traducido por Inmaculada Sanz en Madrid)