La Fórmula Uno, forzada a recortar gastos

lunes 23 de diciembre de 2013 13:33 CET
 

Por Alan Baldwin y Keith Weir

LONDRES, 23 dic (Reuters) - Glamur, tecnología avanzada y alta rentabilidad: Con el atractivo de carreras como Mónaco o Singapur, la Fórmula Uno sólo se mantiene por los intereses de los inversores que controlan el deporte.

El negocio, en el que la firma de capital privado CVC es la principal accionista, tuvo un volumen de 1.350 millones de dólares en 2012 y generó un beneficio operativo de 426 millones de dólares una vez deducidos los pagos a sus once equipos.

Eso podría sugerir una especie de felicidad sin trabas en el paddock, pero las apariencias son engañosas. Detrás de las marcas de lujo, los invitados famosos y el derroche en suites, muchos de los equipos más pequeños están luchando para sobrevivir.

"No es que crea que hay una. Es que la hay", dijo el empresario de la aerolínea AirAsia y propietario del equipo Caterham Tony Fernandes a Reuters la semana pasada cuando se le preguntó si el deporte tenía frente a sí una crisis de costes.

"Se escucha que hay personas que no reciben su paga, proveedores que tardan mucho tiempo en cobrar. Claramente no son días felices", añadió el malasio, cuyo equipo acabó último en 2013 y aún no ha anotado un punto en sus cuatro años.

MODELO EMPRESARIAL ÚNICO

Cuatro equipos - el campeón Red Bull, el segundo, Mercedes; Ferrari, propiedad de Fiat, y McLaren - tienen presupuestos de 200 millones de dólares o más y son los más beneficiados de la división de beneficios que supervisa el jefe de la Fórmula Uno Bernie Ecclestone, que lleva dominando el deporte desde hace tiempo.   Continuación...