La Fed recorta su programa de compra de bonos

jueves 19 de diciembre de 2013 08:10 CET
 

* Fed reduce compra de activos en 10.000 millones de dólares
a 75.000 millones de dólares
    * Se esperan reducciones moderadas en futuras reuniones
    * Tipos de interés permanecería bajos mucho después de que
desempleo baje de 6,5 pct

    Por Jonathan Spicer y Jason Lange
    WASHINGTON, 19 dic (Reuters) - La Reserva Federal de Estados
Unidos inició el miércoles la complicada tarea de comenzar a
cerrar una era de dinero barato, argumentando que la economía es
ya lo suficientemente fuerte como para empezar a recortar sus
enormes compras de bonos.
    El banco central estadounidense redujo levemente el ritmo al
que compra activos cada mes en 10.000 millones de dólares a
75.000 millones de dólares, pero buscó calmar el temor a que la
medida debilite la economía sugiriendo que el tipo clave de
interés se mantendrá bajo por más tiempo de lo que había
prometido.
    La decisión pudo ser una sorpresa para algunos inversores,
pero no causó la sacudida en los mercados que muchos temían. 
    La medida fue un reconocimiento de las mejores perspectivas
para la economía y el mercado del trabajo, que marca un cambio
para el mayor experimento de política monetaria de la historia.
    El presidente de la Fed, Ben Bernanke, dijo que si el
crecimiento del empleo en Estados Unidos se mantiene como se
espera, la reducción de la compra de bonos seguiría a un ritmo
"moderado" gran parte de 2014 y probablemente se cierre "a final
de año".
    "La recuperación claramente sigue lejos de completarse",
agregó. 
    El presidente de la Fed dijo que consultó la decisión con
Janet Yellen, que está previsto que le suceda una vez que deje
el puesto tras ocho años el 31 de enero. "Ella apoya
completamente lo que hicimos hoy (miércoles)", dijo Bernanke.
     
    BOLSAS EN MÁXIMOS
    Las acciones en Wall Street inicialmente cayeron tras
conocerse la noticia, pero rápidamente remontaron para cerrar en
máximos históricos, porque los inversores interpretaron la
decisión de la Fed como un reconocimiento de que las
perspectivas económicas mejoran. 
    Los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos
cayeron y los rendimientos subieron, pero la variación fue
modesta por el compromiso de la Fed con una política monetaria
expansiva.
    El dólar se apreció a un máximo de cinco años frente al yen
y ganó terreno frente al euro. El índice que compara a la divisa
estadounidense contra una cesta de monedas sumó 0,5 por
ciento a 80,454. 
    El programa, que se ha extendido durante 15 meses, busca
ejercer presión a la baja sobre los costos de endeudamiento a
largo plazo con el fin de estimular la inversión y las
contrataciones. 
    "Fue un poco sorpresivo el que hayan escogido diciembre en
lugar de enero (...) Todo estaba listo para el recorte, tenían
toda la evidencia necesaria para recortar en este punto en el
tiempo, pero pensábamos que probablemente optarían por hacerlo
en enero", dijo Eric Green, jefe global de estrategia monetaria
y cambiaria de TD Securities, en Nueva York.
    La medida fue aprobada por 9 votos contra 1.
    "El comité (de fijación de política monetaria) ve que los
riesgos para el panorama de la economía y el mercado del trabajo
se han acercado más al equilibrio", dijo el comunicado de la
Fed.
    El programa de compra de activos ha sido una pieza central
de la política de la Fed tras la crisis financiera de 2007-2009,
pero ha abultado su hoja de balance a un récord de 3,9 billones
de dólares.
    La impresión de dinero sin precedentes ha ayudado a impulsar
las bolsas estadounidenses a niveles récord y ha provocado
fuertes fluctuaciones en las monedas extranjeras, incluyendo una
caída en los mercados emergentes este año en momentos en que los
inversores anticipaban el comienzo del fin del estímulo.
   También ha generado algo de ansiedad en Estados Unidos
respecto a que el programa podría avivar la inflación y burbujas
en los precios de los activos.
   La Fed dijo que reducirá en 5.000 millones de dólares
mensuales sus compras de bonos del Tesoro a partir de enero, y
las de deuda hipotecaria en la misma cantidad.
   En un acción destinada a mantener la calma en los mercados,
la Fed mantuvo su tipoo de interés clave cerca del cero por
ciento y aseguró que seguirá en ese nivel siempre que el
desempleo sea menor al 6,5 por ciento y la inflación proyectada
no supere el 2,5 por ciento.
   Los tipos han estado cerca de cero desde finales de 2008. 
   El sesgo muestra un cambio frente al compromiso anterior de
mantener sin cambios el coste del crédito hasta que la tasa de
desempleo alcanzara el 6,5 por ciento. La tasa bajó en noviembre
a un 7 por ciento un mínimo de cinco años.   
    Al mismo tiempo, la Fed bajó sus expectativas para la
inflación y el desempleo para los próximos años, tras un
retroceso reciente mayor al esperado de la desocupación a un
mínimo de cinco años de un 7 por ciento. 
    "El misterio en términos de cuándo la Fed comenzaría
inicialmente a reducir la compra de bonos está fuera de la mesa
de cara al nuevo año, y el monto inicial es apenas un retiro. Y
fue acompañado con una evaluación más positiva de la actual
situación económica. Diría que los mercados tomaron el anuncio
de buena forma", argumentó Fred Dickson, jefe de estrategias de
mercado de D.A. Davidson & Co.

 (Traducido por la Mesa de Edición de Santiago de Chile. Editado
por Rodrigo de Miguel)