11 de diciembre de 2013 / 14:03 / en 4 años

La cumbre del G-8 insta luchar contra la demencia al estilo del sida

Por Ben Hirschler

LONDRES, 11 dic (Reuters) - El mundo necesita luchar contra la expansión de la demencia del mismo modo que se movilizó contra el sida, dijo un ministro del Gobierno británico en una cumbre especial sobre la enfermedad el miércoles, diciendo que un fracaso a la hora de abordarlo destruiría los presupuestos para sanidad de los estados.

Los casos globales de demencia se prevé que se tripliquen para 2050. Los científicos aún están tratando de comprender la biología básica de la enfermedad que arrebata la memoria al cerebro y el armario de medicinas está vacío.

"En términos de una cura, o incluso un tratamiento que pueda modificar la enfermedad, tenemos las manos vacías", dijo la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, a ministros, activistas, científicos y ejecutivos de la industria del Grupo de los Ocho economías más desarrolladas en una cumbre en Londres.

El ministro de Salud británico, Jeremy Hunt, dijo que había que aprender de la lucha contra el sida, en la que una cumbre del G-8 en 2005 desempeñó un papel importante a la hora de impulsar la creación de fármacos mejores y más disponibles.

"Hemos dado la vuelta a la batalla contra el sida. Ahora tenemos que hacerlo otra vez. Llevaremos a la bancarrota nuestros sistemas de salud si no lo hacemos", dijo.

La demencia - cuya forma más común es la enfermedad de Alzheimer - ya afecta a 44 millones de personas en todo el mundo y se prevé que alcance los 135 millones en 2050, según nuevas estimaciones efectuadas este mes por Alzheimer's Disease International, un grupo activista sin ánimo de lucro.

Más del 70 por ciento de ellos vivirán en países pobres con escaso acceso a sistemas sanitarios.

Los expertos dicen que muchas personas podrían evitar la demencia si adoptasen dietas más sanas, hicieran más ejercicio y dejaran de fumar, pero lo que el mundo necesita urgentemente son fármacos efectivos.

Ha transcurrido una década desde que se aprobó el último fármaco para tratar el Alzheimer, y no hay tratamiento que pueda ralentizar el progreso de la enfermedad. Los medicamentos no hacen más que aliviar parte de los síntomas.

FRACASOS EN FÁRMACOS

En los últimos 15 años más de 100 fármacos experimentales contra el Alzheimer han fracasado en su desarrollo, según Pharmaceutical Research and Manufacturers of America.

Algunas empresas siguen tratando de resolver el problema, ya que el premio potencial serían ventas de muchos miles de millones al año.

Gran parte de la investigación actual se centra en la idea de que una intervención precoz es probable que sea clave para el éxito, ya que una vez que la demencia se ha desarrollado lo suficiente para mostrar síntomas graves, puede ser demasiado tarde para que funcionen las medicinas.

El coste global de la demencia ya se sitúa en más de 600.000 millones de dólares al año, o alrededor de un uno por ciento del producto interior bruto mundial, una cifra que sólo puede aumentar, según Chan.

"La demencia es costosa", dijo en la cumbre. "Y no sólo es costosa, es una enfermedad desoladora". (Información adicional de Kate Kelland. Traducido por Emma Pinedo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below