8 de diciembre de 2013 / 11:14 / en 4 años

Los venezolanos votan en unas municipales que medirán el legado de Chávez

Por Daniel Wallis

CARACAS, 8 dic (Reuters) - Los venezolanos celebran el domingo unas elecciones municipales que son el mayor test político para el presidente Nicolás Maduro mientras trata de frenar un parón en la economía y conservar el legado socialisya de su fallecido mentor, Hugo Chávez.

El resultado de los comicios para elegir a 337 alcaldes y 2.523 concejales se percibirá como una señal de la fuerza de Maduro, nueve meses después de que Chávez muriese por un cáncer y de que venciese por un estrecho margen a la oposición liderada por Henrique Capriles en su carrera por la presidencia.

La oposición describe a Maduro como un bufón autócrata sin la pericia política de su predecesor, y dice que sus políticas económicas han sido un desastre para el país miembro de la OPEP.

Maduro, un ex conductor de autobús de 51 años, dice que sus “traidores” rivales se alían con los poderes financieros de Estados Unidos para tratar de echarlo del poder, pero que el chavismo es más fuerte que nunca.

Maduro dice que los empresarios vinculados a la oposición están detrás de la “guerra económica” a la que culpa de la vergonzosa escasez de bienes desde la leche hasta papel higiénico o piezas de vehículos.

En un movimiento que recuerda a los múltiples enfrentamientos de Chávez con el sector privado, Maduro ha ordenado a las compañías una bajada de precios - haciendo las delicias de millones de consumidores - e incluso ha enviado tropas para ocupar un gran minorista de electrónica que acusa de inflar precios.

Las elecciones del domingo tienen menos peso que las presidenciales de abril, cuando Capriles y Maduro se enfrentaron por primera vez tras el fallecimiento de Chávez.

Pero los alcaldes son importantes en Venezuela porque reciben una parte considerable de los ingresos petroleros del país.

Es probable que el gobierno tenga una mayoría generalizada en los municipios gracias a su fortaleza en las zonas rurales, donde se localizan la mayoría de las alcaldías, mientras que la oposición quiere mantener el control de las principales ciudades como Caracas o Maracaibo.

Ambas partes esperan ganar el voto popular - que se espera que muestre la división del país, como en las dos elecciones anteriores - aunque el recuento final puede durar días.

Los inversores esperan el resultado en busca de señales sobre si Maduro tendrá la fortaleza para realizar medidas económicas impopulares, como la devaluación de la divisa, que podría ayudar a las finanzas del Gobierno, pero también disparar la inflación.

Los últimos movimientos para regular el mercado automovilístico y subir los tipos de interés para los ahorradores con poca renta han sido criticados por los economistas privados como pasos populistas que harán poco para resolver los profundos problemas estructurales de una década de control de precios y divisa.

Forzar a los negocios a bajar los precios antes de Navidad es algo celebrado por unos venezolanos cansados del rápido aumento del coste de la vida, pero la “ofensiva económica” de Maduro podría parar, e incluso dar la vuelta, a una bajada en su aprobación popular.

“Está claro que, esencialmente, la idea es permanecer en el poder, no el desarrollo del país o el bienestar de la gente”, dijo Asdrubal Oliveros, de la consultora local Ecoanalítica, a menudo crítica con el Gobierno. (Información de Daniel Wallis. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below