El éxito para el Mundial ofrece un raro rayo de esperanza para Bosnia

miércoles 16 de octubre de 2013 17:39 CEST
 

Por Daria Sito-Sucic

SARAJEVO, 16 oct (Reuters) - Cohetes y fuegos artificiales iluminaron el cielo de Sarajevo mientras miles de habitantes abarrotaban las calles de la ciudad para celebrar hasta bien entrado el miércoles la clasificación de Bosnia para el Mundial de fútbol.

Las escenas de alegría suponen un marcado contraste con el brutal asedio de 1992-95 de la capital bosnia, que produjo algunos de los momentos más aterradores de un conflicto que se cobró la vida de unas 100.000 personas en la exrepública yugoslava, que sigue siendo rehén de intereses políticos y nacionalistas.

Finalmente fue una oportunidad de dar rienda suelta a la alegría para los bosnios, que alcanzaron su primera clasificación para un gran torneo de fútbol como país independiente cuando el martes ganaron 1-0 a Lituania y lograron una plaza para Brasil 2014.

Con camisetas del equipo nacional y envueltos en banderas y bufandas, los habitantes de Sarajevo y los que llegaban a la ciudad desde otras partes del país celebraron el histórico éxito mientras una caravana de automóviles que parecía no tener fin bloqueaba las calles que una vez estuvieron llenas de víctimas de francotiradores y bombas de mortero.

"Es una lección para todos en Bosnia de lo que se puede conseguir con duro trabajo, persistencia y talento", dijo el diplomático austriaco y Alto Representante de Bosnia Valentin Inzko a FACE TV en la capital de Lituania, Kaunas, después de que los jugadores bosnios rodearan a su entrenador Safet Susic.

"Esta victoria va más allá de los límites del deporte y es un mensaje a todas las personas de buena voluntad en el país de que es posible un futuro mejor. Los ciudadanos de Bosnia-Herzegovina pueden estar orgullosos de su equipo nacional de fútbol", dijo al canal de televisión con sede en Sarajevo.

Casi dos décadas después del conflicto, Bosnia continúa siendo un país disfuncional marcado por divisiones étnicas, inestabilidad política y adversidades económicas, mientras las disputas entre los líderes serbios, musulmanes y croatas ralentizan su progreso hacia la Unión Europea.

Un acuerdo de paz en el que medió Estados Unidos silenció las armas pero creó un sistema de reparto de poder étnico tan difícil de manejar que a menudo el proceso de gobierno se estanca, mermando la recuperación y las reformas en un país cuyo 28 por ciento de la población está desempleada.   Continuación...