BlackBerry publica una carta para tranquilizar a clientes y socios

martes 15 de octubre de 2013 07:20 CEST
 

TORONTO, 14 oct (Reuters) - BlackBerry busca dar la seguridad a sus clientes y socios de que es financieramente estable y que "está aquí para quedarse", pese a haber anunciado enormes recortes de personal y de que según fuentes está en negociaciones para vender parte o la totalidad de la compañía.

En una carta abierta publicada en 30 nuevos puntos de venta en nueve países, la compañía con sede en Ontario (Canadá) destacó el lunes que sus clientes podrán seguir contando con los productos de BlackBerry , a pesar de los desafíos que afronta y a los cambios que tiene por adelante.

Los productos de BlackBerry han tenido dificultades para competir contra dispositivos como el iPhone de Apple o la gran variedad de 'smartphones' que utilizan el sistema operativo Android de Google.

La nueva línea de teléfonos celulares que operan con el sistema BlackBerry 10 tampoco ha tenido éxito en apuntalar las ventas, lo que llevó a la firma canadiense el mes pasado a anunciar que recortaría su fuerza laboral global en más de un tercio.

"Nuestros clientes leen mucho sobre BlackBerry estos días, dado que aparecemos en los titulares muy a menudo. Esto ha creado muchos rumores y confusión", dijo Frank Boulben, jefe de marketing de BlackBerry, en una entrevista.

"Queremos que nuestros clientes sepan que pueden seguir contando con nosotros y que estamos aquí para quedarnos. Tenemos suficiente efectivo en nuestra hoja de balance y no tenemos deudas. (...) esta es una transición muy dolorosa, pero nos hará más fuertes financieramente hablando y queremos que ese mensaje llegue directo a nuestros clientes", declaró.

La carta está siendo distribuida a través de medios sociales y será publicada en la edición del martes de periódicos en todo el mundo, incluidos el Washington Post y el Wall Street Journal en Estados Unidos, junto con el Globe and Mail y el National Post en Canadá. (Información de Euan Rocha. Traducido por la Mesa de Edición de Santiago de Chile. Editado por Rodrigo de Miguel)