Obama dice parece haber progreso en Senado para evitar default

lunes 14 de octubre de 2013 19:21 CEST
 

WASHINGTON, 14 oct (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el lunes al parecer existen progresos en las negociaciones por la paralización fiscal en el Senado, pero que hay una buena posibilidad de que el país caiga en una suspensión de pagos si los republicanos no dejan de lado ciertas preocupaciones partidistas.

Obama, quien se reúne con los líderes del Congreso en la Casa Blanca a partir de las 19:00 GMT, aseguró que podría determinar en esa reunión si el progreso para terminar con un cierre parcial del Gobierno y evitar una moratoria antes de la fecha límite del jueves es real.

"Mi esperanza es que un espíritu de cooperación nos hará avanzar en las próximas horas", dijo Obama.

Tras infructuosas negociaciones el fin de semana, senadores de ambos partidos dijeron que aún creen que podrían llegar a un acuerdo en las próximas horas. Tras dejar de la las demandas menos realistas, ambos bandos intentaban pactar una medida temporal que permita a Washington alejarse del borde del abismo.

El Departamento del Tesoro afirma que no puede garantizar que el Gobierno de Estados Unidos sea capaz de pagar sus cuentas más allá del 17 de octubre si el Congreso no eleva antes de esa fecha el techo de endeudamiento de 16,7 billones de dólares (unos 12,31 billones de euros).

No está claro si el Congreso podrá cumplir con ese plazo. Incluso si los senadores republicanos y demócratas llegan a un acuerdo el lunes, aquellos con posturas más duras - como el senador republicano Ted Cruz - podrían retrasar la votación varios días.

La Cámara de Representantes también tendría que suscribir el plan. Los líderes republicanos en la Cámara Baja afrontan una fuerte presión de parte de los más conservadores dentro del partido, más renuentes a hacer concesiones a Obama y a los demócratas.

Muchos de ellos afirman que no respaldarán un acuerdo que no debilite la ley de reforma del sistema sanitario impulsada por Obama y aprobada en 2010, lo cual resulta inaceptable para los demócratas.

"Tenemos que plantear algunos límites. Esto, para mí, es una batalla épica de Washington contra Estados Unidos, y espero que Estados Unidos gane", dijo a la cadena CNN el congresista republicano de Arizona.   Continuación...