Rusia rechaza fianza para dos británicos de la protesta de Greenpeace

viernes 11 de octubre de 2013 16:22 CEST
 

Por Gabriela Baczynska

MOSCÚ, 11 oct (Reuters) - Dos británicos detenidos en Rusia durante una protesta de Greenpeace continuarán en prisión antes del juicio, dijo el viernes la corte regional de Murmansk, en un revés para los primeros extranjeros de los 30 arrestados que aspiran a salir bajo fianza.

El periodista independiente Kieron Bryan y el activista de Greenpeace Phillip Ball, quienes, como los demás, están acusados de piratería, habían apelado su detención provisional hasta finales de noviembre.

El tribunal, en la ciudad portuaria del norte del país, ha negado ya la fianza a cuatro rusos detenidos el 18 de septiembre en una protesta en la que un barco de Greenpeace fue abordado por fuerzas de seguridad cerca de una plataforma petrolífera en el Ártico.

Los arrestos y los cargos de piratería, que conllevan una pena de 15 años de prisión, parecen tener como objetivo desalentar las protestas y enviar un mensaje de que Moscú no tolerará acciones semejantes.

Otros países y compañías que buscan explorar los recursos energéticos del Ártico afrontan preocupaciones similares de los ecologistas. En Finlandia, una ministra dimitió el viernes en medio de una polémica por una protesta de Greenpeace el año pasado.

Algunos activistas intentaron escalar a la plataforma Prirazlomnaya, propiedad de Gazprom y que es una parte importante de los planes rusos para explotar los recursos del Ártico, que según Greenpeace podrían destruir un medioambiente inmaculado.

Los investigadores dijeron que se presentarán más cargos contra algunos de los manifestantes después de que hallaran drogas y otros elementos sospechosos en el rompehielos Artic Sunrise. Greenpeace niega que hubiera algo ilegal en el barco.

El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que los activistas no son piratas pero que violaron la ley internacional. El asesor del Kremlin sobre derechos humanos dijo que solicitará a los fiscales que retiren los cargos de piratería.   Continuación...