10 de octubre de 2013 / 15:30 / en 4 años

Italia se esfuerza por salvar a Alitalia mientras los acreedores presionan

Por Agnieszka Flak y Alberto Sisto

ROMA, 10 oct (Reuters) - El Gobierno italiano está haciendo lo posible por salvar a Alitalia de la bancarrota después de que los sindicatos advirtieron que la aerolínea nacional corre el riesgo de caer en suspensión de pagos en cuestión de días y de que su acreedor ENI amenazó con dejar de abastecerla de combustible.

Alitalia, que lucha por mantener los pagos correspondientes a una deuda de 1.000 millones de euros, pospuso hasta el viernes por la tarde una reunión de consejo de administración programada originalmente para el jueves a las 15:00 GMT.

Una portavoz de la aerolínea declinó decir la razón del retraso, pero la medida da al Gobierno del primer ministro Enrico Letta -que en sí mismo carece de dinero- más tiempo para tratar de persuadir a alguna otra empresa italiana de que aporte financiación provisional.

Alitalia, que no ha generado ganancias desde 2002, necesita una ampliación de capital de 300 millones de euros y una línea de crédito de 200 millones de euros de parte de bancos para mantenerse a flote, dijeron el miércoles sindicatos tras reunirse con la compañía.

Letta aborrece la idea de ver la quiebra o la venta de otro activo nacional a un rival extranjero sin garantías de empleos.

La empresa española de telecomunicaciones Telefónica firmó recientemente un acuerdo para adquirir a la firma controladora de Telecom Italia.

La gran interrogante es si el mayor accionista de Alitalia, Air France-KLM, elevará su participación de un 25 por ciento.

A finales de 2008, el entones primer ministro Silvio Berlusconi impidió a Air France-KLM, que se encuentra en medio de una reestructuración, realizar una adquisición total. El mandatario mantuvo unido a un grupo dispar de 21 inversores, entre los que figuraba el banco minorista Intesa Sanpaolo y el operador de carreteras Atlantia.

Desde entonces, Alitalia ha perdido casi 700.000 euros al día y se ha convertido en símbolo de los problemas económicos de Italia, aquejada de una mala gestión y de interferencia política.

Ahora el Gobierno y los accionistas de Alitalia están listos para permitir que Air France eleve su participación y posiblemente tome el control del grupo, pero no existe aún un acuerdo con el grupo franco-holandés respecto a compromisos financieros y estrategia de negocios.

BÚSQUEDA DE AYUDA FINANCIERA

El jefe de la compañía ferroviaria nacional italiana Ferrovie dello Stato dijo el miércoles que sólo podría aportar una “modesta contribución” para un rescate de Alitalia.

La oficina de correos del país, Poste Italiane, declinó a comentar sobre un artículo de periódico publicado el jueves respecto a que su jefe habría sido llamado a la oficina de Letta para discutir una eventual participación en una inyección de dinero a la aerolínea.

El Gobierno también buscó la ayuda del conglomerado estatal Cassa Depositi e Prestiti, que ya ha tomado el control de varias firmas de propiedad del Gobierno, pero una fuente cercana a la situación dijo a Reuters esta semana que esa opción ha sido descartada.

“Existe un riesgo de suspensión de pagos en unos días”, dijo el miércoles a periodistas el secretario general del sindicato Filt-Cgil, Franco Nasso, tras conversaciones con la administración de Alitalia.

La firma dijo el 26 de septiembre que tenía un total disponible de dinero de 128 millones de euros, incluyendo instrumentos de crédito que no ha usado.

Dicha suma no duraría mucho. Andrea Giuricin, un analista de transporte de la Universidad Bicocca de Milán, estima que Alitalia necesita al menos 10 millones de euros al día para mantener volando a sus aviones, y que tiene costes operativos anuales de al menos 3.700 millones de euros.

Una fuente cercana al tema dijo a Reuters el miércoles que la petrolera estatal ENI dejaría de suministrar combustible a Alitalia después del sábado si la aerolínea no puede garantizar la continuidad de sus negocios.

El jefe de la autoridad de aviación civil de Italia, ENAC, dijo el jueves que la situación de Alitalia es “difícil”, pero que no existen señales de que vaya a detener sus operaciones.

“Tenemos que ver si puede honrar sus compromisos”, afirmó Vito Riggio a periodistas tras reunirse con ejecutivos de Alitalia. (Escrito por Silvia Aloisi.; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Emma Pinedo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below