AT&T ve "enormes oportunidades" en telecomunicaciones en Europa

martes 8 de octubre de 2013 18:29 CEST
 

BRUSELAS, 8 oct (Reuters) - El consejero delegado de AT&T, Randall Stephenson, dijo el martes que ve una "enorme oportunidad para (que) alguien" en Europa invierta en banda ancha móvil y obtenga fuertes ganancias que ya están siendo generadas por estos servicios en Estados Unidos.

Stephenson, que ha estado explorando oportunidades para que AT&T se expanda hacia Europa, dijo durante su presentación en una conferencia de la industria organizada por ETNO, el lobby de telecomunicaciones europeo, que el bloque tiene el potencial de ser "increíblemente emocionante".

Sin embargo, dijo que Europa necesita hacer grandes cambios en su política de espectro móvil para impulsar las inversiones requeridas en el área.

"Sigo estando fascinado e impresionado por la lentitud con que avanza la banda ancha móvil en Europa. Entonces pienso en esto como una oportunidad enorme para alguien", dijo Stephenson.

AT&T ha estado analizando el caso de Europa desde comienzos de año, y ha estudiado opciones que incluyen a la empresa paneuropea Vodafone y a la principal compañía de banda móvil de Reino Unido, EE - una sociedad conjunta de Orange y Deutsche Telekom, según banqueros del sector.

Sin embargo, Stephenson dijo a una audiencia de representantes, reguladores e inversores que Europa necesita reestructurar su política de regulación del espectro para lograr su potencial.

Por ejemplo, dijo que sería más fácil que operadores de telecomunicaciones en Europa invirtieran en redes si pudieran comprar licencias de espectro de largo plazo y si las políticas de espectro fuesen similares en los diferentes países de la región.

"Conozco a la mayoría de los consejeros delegados en este lugar y son gente bastante inteligente que se complace en ganar dinero para sus accionistas. Entonces, si se diera el caso de inversión, estarían haciendo más cosas", dijo Stephenson.

"Tendrá que haber un repensamiento regulatorio", agregó.

Los 28 estados miembros de la Unión Europea siguen vendiendo licencias país por país y hay poca estandarización en las bandas utilizadas, lo que complica el procedimiento de despliegue de redes y limitación en el uso transfronterizo.

Los teléfonos avanzados suelen requerir diferentes chips para funcionar en diferentes mercados europeos, por ejemplo. A la inversa, las compañías en Estados Unidos compran licencias nacionales que sirven a un mercado masivo de casi 315 millones de personas. (Información de Leila Abboud y Sinead Carew; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Teresa Larraz en la Redacción de Madrid)