7 de octubre de 2013 / 16:08 / en 4 años

ACTUALIZA 2-Presidenta argentina será operada por un hematoma cerebral

(Actualiza con internación de Fernández, detalles y cambia redacción)

Por Guido Nejamkis

BUENOS AIRES, 7 oct (Reuters) - La presidenta argentina, Cristina Fernández, será sometida el martes a una cirugía de bajo riesgo para drenar un hematoma cerebral, en un cambio de tratamiento después de que se le indicara inicialmente reposo para tratar la dolencia, dijeron el lunes sus médicos.

Los especialistas decidieron intervenir a la mandataria después de que sintiera un hormigueo en el brazo izquierdo el domingo por la tarde, un día después de que se le diagnosticara el hematoma producto de una caída a mediados de agosto que había sido mantenida en secreto y de la que no se conocen detalles.

“Frente a dicho cuadro clínico, este equipo indica la intervención quirúrgica”, dijeron los médicos en un comunicado de la Fundación Favaloro, el hospital en Buenos Aires donde está siendo atendida la presidenta.

La cirugía se llevará a cabo el martes por la mañana, dijeron en la nota distribuida por el portavoz del Gobierno.

La operación es de bajo riesgo, dura unos 45 minutos y consiste en abrir un orificio para permitir el drenaje del hematoma que se formó por debajo de la duramadre, una membrana que recubre el cerebro, dijeron fuentes médicas.

La sensación de hormigueo en miembros es una típica reacción del cerebro ante un hematoma de este tipo, según los especialistas.

Fernández había sido internada durante varias horas el sábado para estudios clínicos, tras los cuales se le había indicado 30 días de reposo para permitir la reabsorción del hematoma.

La dolencia dejará a la mandataria fuera de la campaña para las elecciones legislativas del 27 de octubre.

Fernández, de 60 años y quien tiene un estilo de gestión centralizador del poder, venía encabezando los mitines en un intento por fortalecer a los principales candidatos oficialistas que se encuentran rezagados en las encuestas.

De acuerdo con sondeos, el Gobierno podría perder el control del Congreso en los comicios, dejándolo sin posibilidades de impulsar una reforma constitucional que habilite a la presidenta a presentarse a un tercer mandato, como aspiran sus aliados.

AL FRENTE DEL GOBIERNO

Una fuente gubernamental dijo a Reuters antes del anuncio de la cirugía que Fernández continuaría tomando decisiones de Gobierno a pesar del mes de reposo.

El vicepresidente de la nación, Amado Boudou, sólo cumplirá un papel protocolario durante su ejercicio de la presidencia, explicó la fuente bajo condición de anonimato. El funcionario asumió formalmente este lunes la jefatura del Poder Ejecutivo.

Analistas se mostraron escépticos de que la enfermedad de Fernández pueda crear una empatía en el electorado que mejore las posibilidades de los candidatos del Gobierno, como sucedió cuando enviudó en octubre del 2010. La presidenta fue reelegida con un abrumador apoyo para un segundo término un año después con su popularidad en niveles máximos.

“Generalmente, un problema de salud acerca y produce empatía con la persona afectada. Sobre todo en una sociedad tan cambiante y con un electorado tan volátil como el argentino”, dijo la analista Mariel Fornoni, de la consultora Management & Fit.

“La muerte de (el ex presidente) Néstor Kirchner ha dejado pruebas contundentes en ese sentido. Sin embargo, no parece viable que en esta oportunidad se produzca un gran cambio en la opinión pública que pueda modificar la tendencia actual en materia electoral”, agregó.

La popularidad de Fernández ronda el 34 por ciento, poco más de la mitad de lo que medía en octubre de 2011, según datos de Management & Fit. La aprobación de su gestión había subido más de 20 puntos semanas después de la muerte de su marido por un paro cardíaco.

En una nota a sus clientes, Eurasia Group indicó: “Dados los relativamente bajos niveles de popularidad en un contexto de bajo crecimiento y alta inflación, parece improbable que esto pueda generar un efecto simpatía suficientemente importante para alterar la dinámica de cara a las elecciones legislativas del 27 de octubre”.

Argentina terminará el año con una inflación minorista de alrededor del 25 por ciento, según estimaciones privadas, en un contexto de bajo crecimiento económico causado en parte por las políticas intervencionistas del Gobierno que desalientan la inversión.

La presidenta del país sudamericano fue sometida a inicios del año pasado a una operación en la que se le extirpó la glándula tiroides después de que se le diagnosticara cáncer en la región. No obstante, tras el procedimiento quirúrgico, estudios finales indicaron que no se encontraron células cancerígenas.

Boudou, que ejerció la presidencia durante los 20 días de convalecencia de la mandataria, se mostró el lunes por primera en público desde que Fernández fue diagnosticada con el hematoma, en un acto de entrega de vehículos a la policía de fronteras.

“Muy pronto vamos a estar de vuelta acá (en la Casa Rosada) escuchando a nuestra presidenta con muchas ganas (...) Esta etapa de 30 días es exactamente igual. No tiene ninguna cuestión de incertidumbre, ninguna cuestión rara. Ella está tomando su descanso, un descanso que necesita”, dijo Boudou.

El vicepresidente es impopular, según sondeos de opinión. Ha enfrentado denuncias por enriquecimiento ilícito que están siendo investigadas por la justicia.

Fernández ha sufrido en el pasado varios cuadros de baja presión que la obligaron a cancelar su agenda, incluidos viajes al exterior. (Información de Guido Nejamkis escrita por Alejandro Lifschitz/Editada por Gabriel Burin en Buenos Aires y Emma Pinedo en la Redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below