Presidente chino dice que la solución para Taiwán no puede esperar siempre

domingo 6 de octubre de 2013 12:30 CEST
 

NUSA DUA, Indonesia, 6 oct (Reuters) - El presidente chino Xi Jinping dijo el domingo a un enviado de la región autónoma de Taiwán que la solución política por las diferencias de más de seis décadas sobre la soberanía de la isla no se pueden posponer para siempre, dando una respuesta fría y sin compromiso.

China y Taiwán han seguido caminos diferentes desde que las fuerzas nacionalistas, derrotadas por los comunistas, huyeron a la isla al final de la guerra civil china de 1949. China considera Taiwán una provincia rebelde y nunca ha descartado utilizar la fuerza para que esté bajo su control.

Aunque las relaciones han mejorado mucho desde que fuera elegido presidente taiwanés Ma Ying-jeou, cercano a Pekín, en 2008, y tras una serie de acuerdos de comercio y turismo, no hay avances sobre la reconciliación política o una disminución de la desconfianza militar.

En declaraciones en la isla indonesa de Bali antes de una cumbre sobre cooperación económica en la región, Xi dijo al enviado de Ma, Vincent Siew, que los asuntos políticos no se pueden postergar siempre.

"Aumentar la confianza política en el Estrecho de Taiwán y construir conjuntamente bases políticas es crucial para asegurar el desarrollo pacífico de las relaciones", dijo la agencia oficial china Xinhua citando a Xi.

"Mirando al futuro, el asunto de los desacuerdos políticos que existen entre las dos partes debe llegar a una resolución final, paso a paso, y estos asuntos no pueden pasar de generación en generación", dijo Xi.

"He dicho muchas veces que queremos tener consultas con Taiwán dentro del marco del (principio) de una China", dijo.

Pekín y Taipei tienen sus propias interpretaciones del principio de "una China", que incluyó a Taiwán como parte de China, en 1992.

Pero Ma dijo que no hay urgencia en hablar con China, diciendo que el momento todavía no es adecuado, una opinión a respaldada por Siewm que dijo que las cosas tienen que ir despacio.

Pese a los estrechos lazos comerciales de China y Taiwán, Taiwán tiene armas de Estados Unidos, que lo apoya, y sigue siendo un punto potencialmente peligroso y una prioridad para el Partido Comunista chino, que invierte miles de millones en la modernización de la defensa. (Información de James Pomfret. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)