La inflación de la eurozona cae a mínimo de tres años y medio

lunes 30 de septiembre de 2013 15:09 CEST
 

Por Martin Santa

BRUSELAS, 30 sep (Reuters) - La inflación de la zona euro se enfrío a un ritmo mayor al esperado en septiembre y los precios al consumidor cayeron a su menor nivel desde febrero de 2010, lo que indica que el Banco Central Europeo puede mantener su política monetaria expansiva para ayudar a la recuperación.

Los precios al consumidor en los 17 países que utilizan el euro bajaron a un 1,1 por ciento en septiembre desde el 1,3 por ciento de agosto, levemente por debajo de las expectativas del mercado de un 1,2 por ciento, dijo el lunes la oficina de estadísticas de la Unión Europea.

"No vemos riesgos inflacionarios", dijo Christoph Weil, economista europeo de Commerzbank. "No hay motivos para que el Banco Central Europeo (BCE) actúe sobre la inflación. Puede seguir con su política de expansión".

El BCE llevará a cabo su reunión de política monetaria en París el miércoles y se espera que mantenga las tasas en un récord mínimo y que lo haga por un prolongado período de tiempo, o que posiblemente realice un nuevo recorte si fuese necesario.

La lectura de la inflación de septiembre en la zona euro está muy por debajo de la meta del BCE cercana pero inferior al 2 por ciento y el banco espera para todo el 2013 entre un 1,4 y un 1,6 por ciento de alza en los precios al consumidor. Eso está en línea con la expectativa de los economistas.

El descenso de septiembre se debió principalmente a los precios de la energía, que cayeron un 0,9 por ciento en el año, mientras que las subidas en los precios de los alimentos, el alcohol y el tabaco se desaceleraron a un 2,6 por ciento desde el 3,2 por ciento de agosto.

La zona euro salió de su recesión más prolongada en el segundo trimestre y, si bien se espera que el crecimiento gradualmente retorne al bloque luego de su profunda crisis, los consumidores endeudados no tienen ánimo para gastar e impulsar la inflación.

Las economías más débiles de la moneda única, que luchan con una tasa récord de desempleo y medidas de austeridad que ahogan el crecimiento, han visto una enorme caída en la inflación este año, mientras que Grecia enfrenta una deflación.   Continuación...