6 de septiembre de 2013 / 18:14 / hace 4 años

RESUMEN- Obama sigue firme en el G-20 sobre el ataque aéreo contra Siria

* Obama mantiene su postura pese a la oposición de Rusia y China

* El Gobierno de EEUU se concentra en conseguir el apoyo del Congreso

* Los líderes del G-20 hacen un llamamiento para impulsar el crecimiento (Añade detalles)

MADRID, 6 sep (Reuters) - El presidente estadounidense, Barack Obama, resistió la presión de otros líderes mundiales para que renuncie su plan de atacar Siria, lo que puso de manifiesto las profundas divisiones mundiales sobre el conflicto pese al acuerdo para hacer un llamamieto a impulsar el crecimiento.

Los jefes de Estado y de Gobierno del Grupo de los 20 (G-20)países desarrollados y en desarrollo, que representan un 90 por ciento de la producción mundial y dos tercios de la población, dijeron que la economía no ha salido de la crisis pese a que se está recuperando.

Sin embargo, el presidente ruso Vladimir Putin y Obama mantuvieron sus diferencias sobre Siria, tras una conversación en la cena que se prolongó hasta bien entrada la noche.

“Nos escuchamos y comprendimos nuestros argumentos, pero no estamos de acuerdo. No estoy de acuerdo con sus argumentos y él no está de acuerdo con los míos. Sin embargo, los escuchamos y tratamos de analizarlos”, dijo Putin.

El presidente chino Xi Jinping también trató de disuadir a Obama de una acción militar.

“Una solución política es la única alternativa correcta para una salida a la crisis siria; un ataque militar no puede resolver el problema de raíz”, dijo Xi, según informaciones de la agencia Xinhua. “Esperamos que algunos países lo piensen dos veces antes de tomar medidas”.

Washington sostiene que las tropas leales al presidente sirio Bashar el Asad perpetraron un ataque con gas venenoso que asesinó a más de 1.400 personas en barrios en manos de rebeldes cerca de Damasco el 21 de agosto, un caso que Obama dijo que defenderá el martes ante los estadounidenses antes de que el Congreso vote para apoyar o no el ataque.

Moscú, que al igual que Pekín tienen poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, sostiene que no hay pruebas de que los grupos opositores a Asad no fueron los responsables.

Sin el respaldo del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para una acción militar, Obama está buscando el apoyo del Congreso estadounidense.

El mandatario estadounidense mantuvo su posición en San Petersburgo, pese a una advertencia del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, sobre la necesidad de encontrar una solución política para poner fin a la guerra.

“Cada día que perdemos es un día más en el que mueren civiles inocentes”, dijo Ban.

PARALIZADOS

Obama también dijo a los líderes del G20 que era importante respaldar las normas internacionales contra las armas químicas y describió al Consejo de Seguridad de la ONU como paralizado.

El presidente estadounidense pareció aislado en San Petersburgo, pese al respaldo de Francia para una acción militar y la presencia de aliados como Turquía y Arabia Saudí.

Obama dijo que la mayoría de los líderes está de acuerdo en que el presidente sirio Bashar el Asad lanzó los ataques químicos en el origen de la actual crisis diplomática, pero reconoció que el grupo estaba dividido sobre la necesidad de un ataque en represalia sin el respaldo del Consejo de Seguridad de la ONU.

Samantha Power, la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, dejó claro el jueves que el país norteamericano había abandonado la posibilidad de trabajar con el Consejo sobre cómo responder al uso de armas químicas.

Power dijo que “no hay un camino viable hacia adelante en este Consejo de Seguridad” y acusó a Rusia de bloquear al grupo.

La disputa por Siria ha profundizado las tensiones entre Estados Unidos y Rusia, que ya eran complicadas por las diferencias en torno a los derechos humanos y al asilo que Moscú otorgó a Edward Snowden, un exanalista de agencias de espionaje estadounidenses que reveló detalles de programas de vigilancia.

El G20 había logrado una cooperación sin precedentes entre naciones desarrolladas y emergentes para evitar un colapso económico durante la crisis financiera de 2009, pero su armonía ha menguado desde entonces. (Información adicional de Gernot Heller, Luke Baker, Tetsushi Kajimoto, Lidia Kelly, Katya Golubkova, Steve Holland, Douglas Busvine, Alessandra Prentice, Denis Pinchuk y Liza Dobkina, escrito por Steve Gutterman. Traducido por la Mesa de Edición de Santiago de Chile. Editado por Rodrigo de Miguel)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below