5 de septiembre de 2013 / 14:44 / hace 4 años

La ley de privacidad de la UE no es una solución mágica contra el espionaje

4 MIN. DE LECTURA

* El Parlamento de la UE prepara una nueva ley de privacidad para final de año

* Los reguladores europeos podrían ver y bloquear peticiones de datos de EEUU

* Camino de colisión entre la ley de EEUU y la UE

Por Claire Davenport

BRUSELAS, 5 sep (Reuters) - Tras las revelaciones sobre la escala del espionaje electrónico de Estados Unidos, Europa ha estado tratando de demostrar que puede proteger a sus ciudadanos del mismo, pero la nueva legislación sobre privacidad que tiene planeada corre el riesgo de colisionar con la normativa norteamericana.

No obstante, por mucho que los parlamentarios europeos se indignen por las filtraciones del exanalista de inteligencia de Estados Unidos Edward Snowden, Europa tiene malos antecedentes en batallas con los servicios de justicia e inteligencia de Estados Unidos sobre los datos de sus ciudadanos.

Es más, Internet está dominado por empresas como Microsoft , Google, Facebook y Yahoo! - compañías estadounidenses que se sentirán más obligadas a cumplir las leyes de su país que dar información a sus servicios de inteligencia.

"Ciertamente no depende sólo de Europa decidir a qué datos se puede tener acceso en Estados Unidos", dijo el abogado especializado en privacidad Eduardo Ustaran de Field Fisher Waterhouse en Londres.

Para empresas de EEUU, cualquier nueva ley elaborada en Bruselas es poco probable que siente precedente. Algunos abogados dicen que los potenciales castigos en Estados Unidos son un elemento más que suficiente para disuadir a las empresas de cumplir con las normas europeas.

¿Qué preferirías: que te golpee la ley de Estados Unidos o las perspectivas de una multa europea que puede que nunca entre en vigor?, dijo Mark Watts, abogado especializado en tecnologías de la información en Bristows, en Londres.

Documentos filtrados por Snowden han mostrado que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos revisa grandes cantidades de correo electrónico y datos telefónicos de estadounidenses y extranjeros. En un intento por limitar el daño, el presidente de EEUU, Barack Obama, dijo el miércoles que la recopilación de inteligencia norteamericana se centraba en preocupaciones específicas como antiterrorismo, ciberseguridad y armas de exterminio.

Pero los aliados de EEUU están preocupados y el Parlamento de la UE, donde más de 750 miembros representan 500 millones de ciudadanos en 28 países, planea respaldar una dura nueva política de privacidad a finales de año.

sólo Un Problema...

La ley obligaría a las empresas a revelar a los reguladores europeos cuando un servicio de inteligencia les solicite datos sobre un ciudadano europeo, y éstos tendrían que dar el visto bueno.

Las empresas y abogados de EEUU dicen que hay un problema evidente: en la mayoría de los casos no le pueden contar a nadie, ni siquiera a un regulador europeo, la petición de datos.

Las demandas de información a menudo llegan de tribunales creados en 1978 bajo la Ley de Servicios de Inteligencia Exteriores (FISA, por sus siglas en inglés) con una orden de confidencialidad. Vulnerar dicha orden de un tribunal FISA podría suponer fuertes multas e incluso cárcel.

Google y Microsoft hasta el momento no han levantado la mordaza, poniendo de relieve las dificultades que las empresas de EEUU afrontan a la hora de cumplir con normas en Europa.

"La autorización previa para el envío de datos de un ciudadano de la UE está en conflicto directo con la ley de EEUU, principalmente con la ley FISA", dijo una fuente de la industria bajo la condición de mantener el anonimato.

La historia reciente da pocos ánimos a los europeos.

En 2011, los intentos de introducir una normativa europea que permitiera a los reguladores de la UE echar un vistazo a las peticiones de inteligencia de EEUU antes de que fueran procesadas fracasó después de que las autoridades de Estados Unidos se quejaran de que dañaría sus investigaciones antiterroristas. La UE también ha tratado, con éxito limitado, de delimitar el acceso de EEUU a los datos de viaje y financieros de la UE. (Traducido por Emma Pinedo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below