Showtime apuesta a que 'Ray Donovan' será su éxito de verano durante años

sábado 31 de agosto de 2013 14:10 CEST
 

Por Mary Milliken

LOS ÁNGELES, 31 ago (Reuters) - Desde un agente del FBI que sucumbe al ácido a una estrella del cine de acción que se casa con un transexual, la serie dramática de Showtime "Ray Donovan" ha servido una buena ración de giros extraños.

En la historia de un "solucionador de problemas" implacable pero con conflictos morales interpretado por Liev Schreiber, "nunca sabes dónde va a terminar", dijo su productor ejecutivo Mark Gordon.

La cadena de cable sí sabe hacia dónde se dirige "Ray Donovan" -ahora va a emitir los últimos tres episodios -: será su mayor serie en su primera temporada. Las audiencias están superando al actual poseedor del récord, "Homeland", en casi un 40 por ciento.

La serie ya ha sido renovada para una segunda temporada y Showtime Networks, propiedad de CBS Corp, ha apostado a que "Ray Donovan" es su próximo gran escaparate.

El popular drama sobre el asesino "Dexter" concluye el mes que viene después de ocho temporadas y "Homeland" se embarca en una crucial tercera temporada tras una recepción más tibia de la segunda.

"Tratamos de tener una serie de referencia en cada una de las estaciones del año", dijo David Nevins, presidente de entretenimiento de Showtime. "Creo que 'Ray Donovan' ya se ha establecido como una de ellas. Probablemente será nuestra serie de referencia en verano en los próximos años".

Crear series estables y potentes es clave en la estrategia de Showtime de desarrollar programación original que compita con HBO y Netflix, que son conocidas por sus propias producciones al igual que por emitir películas de Hollywood.

Las primeras críticas de "Ray Donovan" fueron mixtas, aunque la mayoría alabó a Schreiber y al ganador de un Oscar Jon Voight, que interpreta al amenazador padre de Ray, Mickey, un mafioso de Boston condenado a 20 años de cárcel por un crimen que no cometió.

Esta relación está en el centro de la serie, y sigue siendo un misterio. Mickey quiere retomar el contacto con su familia en Los Ángeles, pero Ray, que puede arreglar los peores problemas de sus clientes de Hollywood, no puede perdonar a Mickey. Lo quiere muerto y los espectadores no saben por qué.

Nevins dijo que la serie atrae unos 5,7 millones de espectadores a la semana, ya sea en la emisión en directo los domingos o mediante su grabación digital, una cifra que califica de "notablemente sólida". (Traducido por Emma Pinedo en la Redacción de Madrid)