Inversores de Vodafone, divididos sobre qué hacer tras vender Verizon

viernes 30 de agosto de 2013 17:06 CEST
 

Por Sinead Cruise y Chris Vellacott

LONDRES, 30 ago (Reuters) - Los principales inversores de Vodafone Group podrían entrar en conflicto sobre lo que la compañía debería hacer con posiblemente hasta 130.000 millones de dólares (unos 98.000 millones de euros) que obtendrá de la venta de su participación en Verizon Wireless, que se espera que sea anunciada en breve.

Los accionistas de Vodafone contactados por Reuters en momentos en que continúan las negociaciones entre la firma británica y Verizon Communications están divididos entre los que quieren ver un retorno del dinero como dividendos y los que esperan que la firma lo invierta.

Verizon está cerca de adquirir el 45 por ciento de participación de Vodafone en la empresa conjunta Verizon Wireless, según las fuentes.

Aunque a algunos inversores les agrada la idea de un dividendo especial o de masivas recompras, otros sostienen que Vodafone está vendiendo sus mejores activos y debe reinvertir gran parte de las ganancias de la venta en el futuro de la compañía para evitar la dependencia en los mercados europeos de lento crecimiento.

Vodafone registra un rendimiento de su dividendo en los últimos 12 meses de un 5,5 por ciento, respecto a un promedio de un 5,1 por ciento en grupos similares británicos y europeos, según datos de Thomson Reuters.

Una lucrativa venta de su acciones en Verizon dejaría dinero para invertir en nueva infraestructura o adquirir a participantes más pequeños para diversificar y contrarrestar un ajuste en las ventas en el mercado de telefonía móvil, donde la competencia es fuerte y los precios están declinando.

"Sólo se quiere un acuerdo concreto si van a hacer algo con él", dijo un gerente de fondos en uno de los 10 mayores accionistas de Vodafone, que declinó ser identificado.

"El peor de los casos es que Vodafone tome el dinero y sólo se lo devuelva a los accionistas. Entonces quedaría una compañía extraña que en realidad no está haciendo nada", agregó.

Vodafone se ha diversificado cada vez más de su estrategia de telefonía móvil especializada en los últimos 18 meses, al adquirir al operador de telefonía fija británico Cable & Wireless Worldwide por 1.600 millones de dólares el año pasado y al operador de cable alemán Kabel Deutschland por 10.000 millones de dólares en junio, el mayor acuerdo en seis años.

Los inversores sostienen que Vodafone necesitaba hacer un rápido progreso en su cambio estratégico o correr el riesgo de volverse comercialmente obsoleto en un mercado donde muchas compañías similares están vendiendo paquetes que combinan cable o televisión por satélite, servicios de telefonía fija, Internet de banda ancha y telefonía móvil. (Información adicional de Paul Sandle; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Emma Pinedo)