Un responsable japonés quiere liquidar Tepco, el operador de Fukushima

miércoles 28 de agosto de 2013 18:43 CEST
 

TOKIO, 28 ago (Reuters) - La firma operadora de la planta nuclear Fukushima, dañada en el terremoto y tsunami de 2011 en Japón, Tokyo Electric Power Co, debería ser liquidada, ya que su fracaso en aprender de sus errores alimenta la inseguridad, dijo el gobernador de una prefectura que alberga otra de las plantas atómicas de la firma energética.

Tepco fue nacionalizada el año pasado y recibe fondos públicos para pagar compensaciones a las 160.000 personas que tuvieron que dejar sus hogares después que un terremoto y un tsunami en 2011 causaran tres fusiones de reactores en el peor desastre nuclear desde Chernóbil en 1986.

Hirohiko Izumida, gobernador de la perfectura de Niigata al norte de Tokio, ha estado argumentando desde hace dos años en contra de dar permiso a la energética para que reinicie su planta Kashiwazaki Kariwa, la planta nuclear más grande del mundo, a menos que la firma brinde un informe más sustancial sobre las fusiones de Fukushima.

Izumida, que fue responsable de energía, refuerza ahora su exigencia, diciendo que cree que el enfoque de Tepco en lograr que los reactores de la planta sean reiniciados para ahorrar costes en combustibles de alrededor de 1.000 millones de dólares por mes pasa por alto preocupaciones de seguridad.

"Deberían considerarse procedimientos para realizar la liquidación de Tepco, porque ahora las preocupaciones de financiación a corto plazo están teniendo prioridad sobre la resolución de problemas", dijo Izumida a periodistas extranjeros en un informe en Tokio.

El reconocimiento reciente de la compañía, después de negativas durante meses, de que la planta estaba vertiendo sustancias radiactivas en el océano Pacífico, mostró que Tepco no había prestado atención a las lecciones del desastre, dijo Izumida.

"Me siento muy inseguro sobre el hecho de que una compañía que no puede aprender de sus errores en el pasado opere una planta de energía nuclear", dijo Izumida, un ex alto cargo del Ministerio de Economía, Comercio e Industria que supervisa al sector energético.

Reiniciar Kashiwazaki era también una pieza fundamental del rescate de Tepco por parte del gobierno, en el que 1 billón de yenes (7.690 millones de euros) de capital fueron inyectados en la energética el año pasado. Tepco también obtuvo compromisos de sus bancos para prestamos de 1 billón de yenes más, basados en el reinicio de los reactores.

El plan de Tepco de obtener permisos de reguladores para el reinicio fue interrumpido en julio cuando Izumida expresó su desacuerdo. (Información adicional de Leng Cheng y Cheng Guo. Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Emma Pinedo)