Rajar y cortar, pero digitalmente: la autopsia a la carta

miércoles 21 de agosto de 2013 18:54 CEST
 

Por Jeremy Wagstaff

SINGAPUR, 21 ago (Reuters) - El empresario de Malasia Matt Chandran quiere recuperar el moribundo post mórtem sustituyendo el escalpelo por un escáner y la tabla de las autopsias por un ordenador de pantalla táctil.

Cree que su llamada autopsia digital podría sustituir en gran parte a la usada de forma tradicional durante siglos, acelerando las investigaciones, reduciendo el estrés para las familias y aplacando las sensibilidades religiosas.

Confía en que conseguir rentabilizar lo que llama Autopsia como un Servicio, y espera lanzar la primera de al menos 18 instalaciones para autopsias digitales en Reino Unido en octubre, trabajando de cerca con las autoridades locales.

Aproximadamente 70 millones de personas mueren cada año, dice Chandran, y aproximadamente una décima parte de los muertos son casos médico-legales que requieren autopsia. "Es un número enorme, así que somos de la opinión de que es una línea importante de servicios que está creándose en todo el mundo", dijo en una entrevista.

La mala percepción común de las autopsias ha minado su atractivo comercial. "Lamentablemente, dado que el proceso del post mórtem se ve como horrible, uno tiende a ignorar eso", dice Chandran.

Los humanos llevan practicando autopsias desde hace al menos 3.000 años para saber más sobre la muerte, pero la autopsia nunca ha tenido buena fama más allá de las series de televisión. Los cirujanos en el Reino Unido del siglo XVIII, por ejemplo, robaban tumbas para encontrar cadáveres que diseccionar, algunos incluso llegando a cometer asesinatos cuando escaseaban los suministros.

Para los años 50, la autopsia estaba en su cénit, con los patólogos realizando exámenes post mórtem en más del 69 por ciento de quienes morían en Estados Unidos y Europa - ayudando a descubrir más de 80 dolencias médicas importantes, y quizás miles de menores.

Pero su número ha caído constantemente: hoy, menos del 20 por ciento de las muertes en Reino Unido son seguidas de una autopsia, y la mayoría son ordenadas por investigadores en casos donde la causa del fallecimiento no está clara.   Continuación...