Prima riesgo de España cae a nivel de 2 años por más confianza

martes 13 de agosto de 2013 12:11 CEST
 

MADRID, 13 ago (Reuters) - Recientes indicadores de la economía española y unos resultados empresariales mejores que los esperados han desatado un clima de mayor optimismo que ha llevado a un recorte del coste riesgo-país hasta sus cotas más bajas de dos años ante unas mejores perspectivas económicas.

A las 1200 horas, el diferencial de la deuda española a 10 años frente a su equivalente alemán marcaba unos 270 puntos básicos (pb), un nivel desconocido desde agosto de 2011 y muy lejos de los 640 pb de finales de julio de 2012, cuando el alto coste financiero de España amenazaba con un rescate del país.

El martes se daban a conocer datos positivos sobre la evolución económica de Alemania, motor de la eurozona, que es a su vez el principal socio comercial de España. La mejoría en Europa se sumaba a indicadores recientes que apuntan que la recesión económica en España podría haber tocado suelo.

"El contexto (financiero) ahora es más estable. En concreto, España ha tenido unos últimos datos económicos positivos y unos resultados empresariales que han superado los pronósticos y eso ha mejorado la imagen exterior del país", dijo Estefanía Ponte, directora de estrategia y economía de Cortal Consors.

El dato avanzado del Producto Interior Bruto (PIB) del segundo trimestre del año divulgado recientemente por el Instituto Nacional de Estadística (INE) mostró una contracción del 0,1 por ciento intertrimestral, mejorando en cuatro décimas el dato del primer trimestre.

Estos números han llevado a analistas y al Gobierno a avanzar que el PIB podría salir de la recesión entre los meses de julio y septiembre tras ocho trimestres consecutivos de contracción.

Además, la baja de la tasa de paro en el segundo trimestre del año, la primera reducción en siete trimestres, también contribuyó a la mejoría del clima que destila la economía doméstica, junto con un incremento de la afiliación a la Seguridad Social.

El hecho de que el Tesoro Público haya satisfecho holgadamente su ritmo de financiación hasta agosto, en un año que se presumía difícil, al cubrir el 76 por ciento de sus necesidades financieras de todo el año, también ha contribuido a inspirar una mayor confianza entre los inversores.

Esta situación ha llevado al responsable de la tesorería pública española, Iñigo Fernández de Mesa, a avanzar que la institución reducirá en un 30 por ciento los importes de colocación en las 10 subastas regulares que restan para concluir el año a efectos financieros.

Tras el paréntesis de agosto, el Tesoro Público reanudará en septiembre sus emisiones de papel a medio y largo plazo, cuando en su calendario figuran dos nuevas subastas.

Antes, los días 20 y 27 de agosto, la tesorería pública resolverá sendas subastas de letras a 6 y 12 meses y 3 y 9 meses, respectivamente. (Información de Manuel María Ruiz; editado por Tomás Cobos)