1 de agosto de 2013 / 10:08 / hace 4 años

La NASA sigue adelante con la competición de los taxis espaciales

Por Irene Klotz

CABO CAÑAVERAL, Florida 1 ago (Reuters) - NASA sigue adelante con un programa para que sus astronautas vuelen en naves espaciales comerciales a pesar de las incertidumbres presupuestarias que amenazan con dañar una fuerte competición en el sector.

Desde 2010, cuando la agencia espacial estadounidense comenzó una asociación con empresas privadas interesadas en el desarrollo de taxis espaciales, y en mayo de 2014, cuando termine la actual fase de la iniciativa denominada Tripulación Comercial, la NASA espera haberse gastado alrededor de 1,5 millones de dólares (1,1 millones de euros) en el programa.

La administración Obama está pidiendo 821 millones de dólares para el programa dentro del año fiscal 2014 que comienza el 1 de octubre. El Congreso ya redujo a la mitad la petición de la administración de 406 millones de dólares en 2012 y 498 millones en 2013.

El grueso de los fondos se destina ahora a dos empresas, Boeing y la privada Space Exploration Technologies, o SpaceX, que están desarrollando naves con capacidad para siete personas. La NASA también está respaldando una nave espacial más ligera llamada Dream Chaser, que está fabricando la firma privada Sierra Nevada Corp.

"El mayor riesgo para el programa es eliminar la competencia antes de tiempo", dijo Phil McAlister, director de desarrollo de naves comerciales en la sede de la NASA, a un comité de asesores reunido el martes.

"El objetivo del programa Tripulación Comercial es el transporte espacial humano seguro, fiable y rentable a la órbita baja de la Tierra. La competencia te da un buen precio, pero los socios saben que la seguridad y fiabilidad son criterios importantes para la NASA por lo que están luchando para ser los más seguros, los más fiables y los más rentables", dijo.

"Aún hay algunas incertidumbres sobre cada uno de estos sistemas", añadió McAlister.

A diferencia de los contratos tradicionales de costes más recompensas, los desarrolladores de los taxis espaciales de la NASA reciben pagos fijos y sólo después de conseguir importantes avances técnicos predeterminados.

La iniciativa pretende dar a la NASA una alternativa estadounidense para llevar astronautas a la Estación Espacial Internacional, un complejo de investigación de 100.000 millones de dólares que órbita a unos 402 km por encima de la Tierra, en 2017.

Con la retirada de los transbordadores espaciales en 2011, la agencia espacial de EEUU depende de Rusia para transportar tripulaciones a la estación, un servicio que actualmente cuesta más de 62 millones de dólares por pasaje (46,6 millones de euros).

Traducido por Iciar Reinlein en la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below