Brasil invertirá en el transporte de Sao Paulo tras las protestas

jueves 1 de agosto de 2013 08:02 CEST
 

Por Anthony Boadle

BRASILIA, 1 ago (Reuters) - La presidenta de Brasil anunció el miércoles una importante inversión en el sistema de transporte de Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil y donde las protestas por el alza en las tarifas de autobús provocaron el mes pasado un estallido de descontento nacional que afectó la popularidad de la mandataria.

Dilma Rousseff dijo que se invertirán 3.000 millones de reales (980 millones de euros) en dinero federal para la construcción de 99 kilómetros de nuevas vías rápidas que mejorarán la velocidad de los servicios de autobuses en Sao Paulo, la capital financiera del país.

"Las ciudades brasileñas no pueden pretender que las personas pasen seis horas de sus vidas todos los días en un autobús", dijo la mandataria durante un evento en Sao Paulo, donde también anunció la entrega de fondos para limpiar la contaminación de los arroyos y ríos de la ciudad.

Fueron las protestas contra las alzas planificadas de las tarifas del transporte público en Sao Paulo las que encendieron una oleada masiva de manifestaciones contra el alto coste de la vida, los precarios servicios públicos y el mal uso de los fondos gubernamentales.

En su máximo nivel de convocatoria, un millón de personas tomó las calles de las principales ciudades de Brasil, lo que sacudió al mundo político y socavó la popularidad de Rousseff a un punto tal que son poco claras las posibilidades de que sea reelegida el año próximo.

Las deficiencias del transporte público, uno de los principales motivos de ira para los brasileños, se producen tras décadas de negligencia y falta de inversión. La deteriorada infraestructura del país se ha convertido en un obstáculo para el crecimiento económico.

A partir de las protestas, y ante la proximidad de las elecciones, Rousseff ha estado presionada a aumentar el gasto mientras intenta recuperar credibilidad como una líder fiscalmente responsable.

En Sao Paulo y Río de Janeiro se siguen realizando protestas y disturbios esporádicos que exigen la salida de los gobernadores de esos estados.

Rousseff anunció inversiones adicionales por 3.600 millones de reales para drenar y limpiar ocho arroyos y recuperar los manantiales que alimentan dos embalses que proveen de agua potable a Sao Paulo.

Por otra parte, el Gobierno invertirá 1.500 millones de reales en la construcción de viviendas para reubicar a las familias que viven en los bancos de los arroyos y embalses, agregó la presidenta (Información de Anthony Boadle. Traducido por la Mesa de Edición de Santiago de Chile. Editado por Rodrigo de Miguel)