Detroit declara la mayor bancarrota municipal de la historia EEUU

viernes 19 de julio de 2013 09:24 CEST
 

Por Nick Carey

DETROIT, EEUU, 18 jul (Reuters) - Detroit se declaró en bancarrota el jueves, consumando la mayor quiebra municipal en la historia de Estados Unidos y agudizando la crisis financiera en una ciudad que fue la cuna de la industria automotriz del país.

El gobernador de Michigan, Rick Snyder, dijo que aprobó una solicitud del administrador de emergencia Kevyn Orr para acogerse al capítulo 9 de protección por bancarrota. "Es claro que la emergencia financiera de Detroit no puede ser abordada con éxito sin este pedido y que es la única alternativa razonable que está disponible", destacó.

El gobernador Snyder, un republicano, nombró a Orr en marzo para que abordara el espiral de deuda a largo plazo de la ciudad, que se estima en 18.500 millones de dólares.

El ex centro de manufacturas de Estados Unidos ha visto una reducción de su población a 700.000 personas desde el máximo de 1,8 millones de habitantes en 1950. El gobierno de la ciudad ha estado asediado por casos de corrupción en los últimos años.

La reducción de la inversión en servicios como iluminación pública y programas de emergencia ha dejado a Detroit con graves problemas para custodiar las calles.

En junio, Orr presentó una propuesta a los acreedores para ofrecerles un quita de deuda.

Su plan halló resistencia de algunos acreedores, especialmente de dos fondos de pensión de Detroit, que recientemente presentaron demandas en un tribunal estatal desafiando la autoridad de Snyder para acogerse a la bancarrota.

La Casa Blanca dijo el jueves que el presidente Barack Obama y sus asesores están siguiendo de cerca a la situación en Detroit.

"Seguimos comprometidos a continuar nuestra fuerte asociación con Detroit mientras intenta recuperarse y revitalizar su estatus como una de las grandes ciudades de Estados Unidos", dijo Amy Brundage, una portavoz de la Casa Blanca. (Información de Nick Carey; Traducido por la Mesa de Santiago; Editado por Iciar Reinlein en la Redacción de Madrid)