La política portuguesa podría arruinar la receta de austeridad en Europa

martes 16 de julio de 2013 18:56 CEST
 

LISBOA, 16 jul (Reuters) - Europa esperaba que Portugal mantuviera la austeridad prescrita en su rescate financiero, que se graduara el próximo año y que siguiera a Irlanda en la senda de una recuperación exitosa tras la recesión económica.

Sin embargo, una crisis política ha desviado a Portugal del programa y el país ya empieza a parecerse más a Grecia.

Dos importantes ministros portugueses han dimitido, provocando un grave conflicto político, en un momento en que los recortes del gasto y la subida de impuestos han contribuido a la peor recesión económica desde la década de 1970, con una tasa de desempleo sin precedentes del 18 por ciento.

"La esperanza era que Portugal, siendo el segundo país en salir del programa (de rescate) después de Irlanda, mostrara que la medicina funciona, que los países se pueden recuperar", dijo Guntram Wolff, director de Bruegel, un influyente centro de estudios de Bruselas.

"Si eso no ocurre, el apetito por seguir otro programa no es muy grande en ninguno de los interesados", dijo Wolff.

La crisis comenzó con la renuncia del ahora exministro de Finanzas Vítor Gaspar, que respaldaba el plan de ajuste pero que dijo no tener apoyo.

Luego dimitió el ministro de Exteriores Paulo Portas en protesta por la austeridad, lo que desencadenó temores de que su partido - el Centro Democrático Social/Partido Popular (CDS/PP), un grupo minoritario dentro del Gobierno - se alejara de la coalición oficialista, acabando con su mayoría parlamentaria.

Portas se molestó por el nombramiento de la secretaria del Tesoro, María Luis Albuquerque, como sustituta de Gaspar, ya que implicaba la continuidad de las políticas de austeridad de su antecesor.

El primer ministro Pedro Passos Coelho intentó corregir la situación ascendiendo a Portas como viceprimer ministro y poniéndolo a cargo de coordinar la política económica.   Continuación...