El enviado de EEUU, desairado por las partes enfrentadas en Egipto

lunes 15 de julio de 2013 17:59 CEST
 

* Islamistas demandan la restitución de Mursi

* EEUU aún debe dar veredicto sobre toma de poder por el Ejército

* Actitud antiestadounidense de ambas partes divide al país

Por Maggie Fick y Yasmine Saleh

EL CAIRO, 15 jul (Reuters) - El primer alto cargo estadounidense que visita Egipto desde que el Ejército derrocó al presidente electo fue desairado el lunes tanto por los islamistas como por sus opositores.

El subsecretario de Estado William Burns llegó a la dividida capital del país, donde ambas partes están furiosas con Estados Unidos. La superpotencia apoya a Egipto con 1.500 millones de dólares anuales, los cuales en su mayoría van destinados al Ejército, que derrocó al presidente islamista Mohamed Mursi hace dos semanas.

La crisis en el país árabe más poblado del mundo, que tiene un tratado de paz con Israel y controla el estratégico Canal de Suez, alarmó a sus aliados en la región y Occidente. Miles de seguidores del derrocado líder salieron a las calles el lunes.

Washington, que nunca se sintió cómodo con la llegada al poder de los Hermanos Musulmanes de Mursi, aún no ha dicho si considera el derrocamiento del mandatario como un golpe de Estado, lo que requeriría que detenga la ayuda.

El Departamento de Estado dijo que Burns se reunirá con "grupos de la sociedad civil" así como con responsables del Gobierno, pero el islamista Partido Nour y el movimiento de protesta Tamarud, opositor a Mursi, dijeron que habían rechazado las invitaciones para reunirse con Burns.   Continuación...